Archivo de la etiqueta: Vigo de Sanabria

RUTA DEL CAÑÓN DEL RÍO FORCADURA

PA300193

Esta ruta se inicia en el barrio Alto, el más alejado de Vigo de Sanabria y termina en la laguna de los Peces. 
Tardamos una cuatro horas entre la ida y la vuelta. Es una subida continua  salvo un pequeño trecho en la zona del chozo después de cruzar el puente de piedra sobre el río Forcadura.



Es una subida continua, excepto en la zona del chozo después de haber cruzado el puente sobre el río Forcadura.
Esta marcha la realizamos el día 30 de octubre, hizo un día de sol, y como ha venido sucediendo en este otoño pasamos bastante calor.
Al principio íbamos a la sombra de los robles, pero a medida que va ascendiendo el camino desaparecen y comenzamos a ver el río Forcadura que hasta ahora había permanecido oculto aunque el sonido de la caída del agua lo íbamos oyendo desde el principio.



El río Forcadura no tenía mucho caudal porque hasta entonces apenas había llovido, 
pero era frecuente encontrar pequeñas cascadas.

Después de una hora de camino, nos encontramos con este pequeño puente de piedra que nos permite salvar el río para llegar a una zona de pastos donde el ganado suele permanecer en el verano. Por este motivo más adelante nos encontraremos con un chozo con su corral para el ganado, que ha sido restaurado.



A esta altura el río se divide en dos: uno se dirige hacia la laguna de Yeguas y nos iremos alejando de él, el otro gira hacia la laguna de los Peces y será el que nos acompañe a nuestra derecha en el resto de subida, que en su tramo final es bastante exigente.
Por fin después de casi dos horas llegamos a la laguna de los Peces.

Laguna de los Peces



Es de las veces que menos agua tenía la laguna debido a la prolongada sequía, aunque creo que ahora algo ha cambiado su aspecto.

Comimos y descansamos para recuperar fuerzas y emprender el camino de regreso.

Al volver daba la luz del sol de forma diferente, en ocasiones parecía que los chopos estaban iluminados.




No sólo los chopos lucían sus amarillos, porque había una gran variedad de colores mezclándose con los rojos y verdes de los robles.
Por fin, después de unas dos horas de bajada, quizás algo menos, llegamos a nuestro punto de destino: Vigo de Sanabria.

Puente de Vigo 



Fotos de la ruta:

Hacía unos dieciocho años que no realizábamos esta marcha, la hicimos entonces a mediados de octubre;  comenzamos con calor, a medida que fuimos ascendiendo la temperatura fue bajando, a la hora de comer cerca de la laguna de los Peces nos refugiamos en unas escobas porque comenzó a nevar y al bajar nos pilló un aguacero que no nos abandonó. Nunca olvidaremos aquel día, pero no solo por la cuestión mteteorológica sino también por la compañía: Juan Carlos, Mari Ángeles y Ana, a quien siempre la recordaremos porque nos enseñó rutas que en aquella época estaban cerradas por la vegetación y no había senderos marcados. 
A ellos va dedicada esta entrada.

POR LOS CAMINOS TRADICIONALES

PUENTE EN VIGO DE SANABRIA

Ayer amaneció el día muy nublado, con riesgo de lloviznas, pero a medida que fue avanzando el día aguantó sin llover así que por la tarde optamos por hacer una ruta por caminos tradicionales, el mismo que hicimos en otoño, en el mes de octubre:
PLAYA DE LOS ENANOS – SAN MARTÍN DE CASTAÑEDA – VIGO DE SANABRIA – PEDRAZALES Y PLAYA DE LOS ENANOS.
Con el día plomizo y gris al subir a San Martín rodeado de bosque daba una sensación especial, como si fuera de noche y los árboles más que abrirnos paso nos fueran a abrazar.
En esta ocasión al llegar al monumento dedicado a don Miguel de Unamuno seguimos por la carretera y al pasar los alojamientos rurales la abandonamos  y tomamos el camino tradicional a Vigo, que está señalado con un cartel.
Hacía muchos años que no íbamos por aquí, y nos encontramos con un camino cómodo y con una vegetación abundante y variada, en algunos tramos había agua a consecuencia de las últimas lluvias, eso nos indica que en el resto del año tiene que haber bastante porque se veían pequeños arroyos y la vegetación específica de estos lugares como mimbreras, chopos, fresnos…, pero había senderos laterales para evitar el agua.

En este camino, como en otros de Sanabria, hay paredes laterales con las raíces de los árboles al aire, resulta inexplicable como robles enormes pueden sostenerse.

También hay lugares con unos contrastes de luz que parece que te metes en túneles de vegetación.

En poco más de media hora hicimos el recorrido entre San Martín y Vigo.
Poco antes de llegar al pueblo nos encontramos con una señora que subía la cuesta y le sacamos una foto, porque nos sorprendió ver a una señora tan mayor haciendo aquel esfuerzo. Trabamos conversación y le tuve que enseñar la foto para que viera que no se distinguía su cara; nos dijo que tenía 95 años y que salía de paseo por allí para ir a otro barrio del pueblo; se le notaba una vitalidad y una energía envidiables.

Vigo debe su nombre a la palabra latina “vicus” que significa aldea o pueblo. Es uno de los pueblos más grandes de Sanabria y repartido en  varios barrios. Está extendido a lo largo de un valle por el que discurre el río Forcadura. Aconsejo hacer una visita porque queda a la derecha de la carretera de San Martín y desde la carretera no se ve casi nada, pero luego sorprende su tamaño y su belleza. Desde aquí sale la ruta del río Forcadura que conduce a la laguna de los Peces o a la laguna de Yeguas subiendo por un cañón, no es como el del río Tera, pero merece la pena disfrutarlo.
Una vez que hemos llegado a Vigo cruzamos el puente sobre el río e iniciamos el camino hacia Pedrazales por un camino con tramos muy parecidos al anterior, donde encontraremos paredes con las raíces de los árboles a la vista y que sostienen unos robles de gran porte.

Al llegar a Pedrazales giramos a la derecha y regresamos a nuestro punto de partida. Al volver pasamos por la desembocadura del río Forcadura en el río Tera y nos sorprendió ver que un ramal del Forcadura, que casi en todo el verano ha estado seco, corría agua por las abundantes lluvias de estos días.

Coincidiendo con la abundante humedad de estos días, han aparecido unos habitantes muy habituales de la zona: las babosas negras.

Así, después de dos horas y media volvimos a la playa de los Enanos; un buen paseo y disfrutando del paisaje sanabrés.
Pido disculpas por los posibles errores, pero uso una wifi abierta, las fotos me han costado mucho tiempo subirlas y temo que se corte la conexión en cualquier momento o que vaya tan lenta que no pueda subir la entrada.

CAMINOS TRADICIONALES

Siempre se escribe sobre rutas por la Sierra Sanabresa, pero en muchas ocasiones hay personas que no pueden hacer esos esfuerzos. Hoy propongo una ruta por los caminos tradicionales entre los pueblos más emblemáticos de la zona.
La marcha se inicia en la playa de los Enanos o bien en el aparcamiento del camping del Folgoso en la orilla del lago.
Subimos por el camino que lleva a San Martín de Castañeda. Una vez que hemos llegado al monumento dedicado a don Miguel de Unamuno, tomamos la carretera que conduce al Albergue Juvenil pero antes de llegar a la entrada tomamos el camino que sale a la izquierda, nos adentramos en el monte dejando a nuestra derecha el campo de fútbol y dirigiéndonos hacia la derecha donde comenzamos a ver el lago, siguiendo el camino llegaremos a Vigo de Sanabria.
Si nos apetece seguir y tenemos energías tomamos el primer puente sobre el Forcadura que nos lleva a Pedrazales, hay un lugar con las raíces de los robles al aire que dan una sensación muy extraña, esto al oscurecer parecen brazos que te van a agarrar. Estas fotos que vienen a continuación las saqué con el móvil porque no tenía intención de ir tan lejos y no llevé la cámara fotográfica.

Después de llegar a Pedrazales, en media hora aproximadamente, tomamos la senda que nos trae al punto de salida, el aparcamiento de la playa de los Enanos.
Se tarda a buen paso unas dos horas o dos horas y cuarto. Si esto es mucho se puede regresar desde Vigo de Sanabria.
Los caminos están en muy buen estado, además los han limpiado recientemente. El esfuerzo mayor se hace al subir hasta San Martín, el resto es llano o cuesta abajo.