Archivo de la etiqueta: Semana Santa

SEMANA DE PASIÓN Y DESILUSIÓN

LA VIRGEN DE LA ESPERANZA CRUZANDO EL PUENTE 

Esta Semana Santa ha sido muy peculiar: trabajé el lunes, el martes y el miércoles; los niños estaban desubicados en el tiempo porque era Semana Santa, salían en las procesiones o las iban a ver, sin embargo tenían que venir al colegio, así que fue difícil para todos terminar este trimestre.

El lunes, poco antes de la salida de la procesión de  Jesús en su Tercera Caída, el cielo ofrecía este aspecto y la consecuencia fue la SUSPENSIÓN DE LA PROCESIÓN. Menos mal que el Cristo de la Buena Muerte pudo salir.

CRISTO DE LA BUENA MUERTE

El martes salieron las procesiones, aunque con miedo de que lloviera; en primer lugar el  Nazareno de San Frontis acompañado de la Virgen de la Esperanza en dirección a la margen izquierda del río y a las doce de la noche la Hermandad Penitencial de las Siete Palabras.
Nazareno de San Frontis
Cristo de las Siete Palabras

El miércoles sale la procesión del Silencio desde la catedral. Poco a poco los cofrades se van congregando en los alrededores para organizar la salida.

Pero el cielo se fue cubriendo de nubes hasta que se puso a llover y no hubo procesión, hubo que suspenderla y el Cristo de las Injurias se quedó en la catedral.
Sobre este Cristo circula una leyenda en Zamora explicando el porqué de su nombre de las Injurias. En el enlace está explicado.

Cristo de las Injurias procesionando en el 2011

Después de lo que llovió por la tarde, todos mirando al cielo para ver si salía la procesión más singular: Hermandad de Penitencia Santísimo Cristo del Amparo, más conocida como las capas pardas.
A las doce de la noche salió de la iglesia de San Claudio de Olivares recorriendo las calles del Casco Antiguo de la ciudad, acompañada por el sonido de las matracas y el bombardino, ataviados con la típica capa alistana.

 Siempre me ha llamado la atención que la procesión más austera, basada en costumbres de la comarca de Aliste solo salgan 150 cofrades y tenga fama de elitista; pero tiene un gran tirón popular y resulta ser la más original.
 
Los días denominados grandes de la Semana Santa, el jueves y viernes, se vieron empañados también por la lluvia. 
El jueves por la mañana salió la Virgen de la Esperanza pero hizo el recorrido corto porque daban previsiones de lluvia; eso ocasionó que mucha gente que acudía a verla se encontró con que ya había terminado.


Por la tarde no salió la Vera Cruz, que el año pasado le cayó un chaparrón con toda la procesión en la calle, así que se optó por la prudencia y no salió.
Por la noche salió la procesión de Jesús Yacente sin ningún contratiempo, aunque como comentaba un miembro de la cofradía, si llovía tapaban el Cristo con un plástico y desfilaban. Por si acaso, estuvimos viéndolo expuesto en la iglesia de San Cipriano.

Lo más serio fue cuando no salió la procesión de las cinco de la mañana, llamada la Cofradía de Jesús Nazareno o Vulgo Congregación, es una de las más numerosas y de las más populares, con pasos de gran valor artístico o populares como el conocido como el cinco de copas.

Cinco de copas.

Esta foto fue tomada el lunes por la tarde cuando iban a realizar el traslado del paso desde el Museo de Semana Santa hasta el templo de San Juan, pero tuvieron que esperar hasta que escampara porque llovía en ese momento.
La Real Cofradía del Santo Entierro tenía que salir por la tarde pero tampoco pudo hacerlo, así que lo único que hicieron fue trasladar unos tres o cuatro pasos que tenían en la restaurada iglesia de San Esteban cuando ya la lluvia había parado, quedándose en un recorrido breve y descafeinado. Entre los muchos pasos que tiene uno de los más conocidos es la lanzada o el caballo de Longinos.

Al no salir la procesión por la lluvia la gente se acercó hasta la iglesia de San Esteban donde estaban varios pasos, entre ellos el Santo Entierro.

En este día faltaba por salir a las once de la noche la Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias.
Fue la única que pudo hacer un recorrido, aunque corto, porque caía una fina lluvia, así que después de dar una vuelta a la Plaza Mayor y cantar la Salve, retornó a su templo.

Nuestra Madre de las Angustias

El sábado es el día de la Sección de Damas de la Virgen de la Soledad que fue seguida en su recorrido por gran cantidad de público. Después de varios días con lluvia la gente se echó a la calle para poder verla.

Finalmente el domingo de Resurrección fue el desfile de dos procesiones que se juntan en la Plaza Mayor, en una va el Cristo Resucitado y en la otra la Virgen de la Alegría que se encuentran en la Plaza Mayor y hace el gesto de reverenciar al Cristo Resucitado.

Cristo Resucitado

Así termina la Semana Santa del año 2012, pasada por la lluvia que impidió que varias hermandades no pudieran sacar sus pasos a la calle; eso provocó que ante la ausencia de procesiones se llenaran las iglesias y la catedral. Por eso, esta semana fue desilusionante para muchos zamoranos e imagino que también para muchos de los visitantes que llenaban la ciudad.


Me he dejado en el tintero la procesión de la borriquita del domingo de Ramos y las que se celebran el viernes y sábado de Dolores, porque tampoco me quería extender en exceso, algo que quizás ya haya hecho. 

En Zamora se vive la Semana Santa especialmente en las procesiones de penitencia. Me pregunto si es debido al carácter austero de los habitantes de estas tierras, acostumbrados a sufrir sus penalidades en silencio desde tiempo inmemorial y se identifican con estas imágenes sufrientes, llenas de heridas y llagas, provocando a su paso un silencio espontáneo; esto solo se romperá el domingo de Resurrección con los cofrades vestidos con ropa de calle, flores y tirando cohetes.

ACLARACIÓN:
Algunas fotos están tomadas de internet, en los pies de la foto he puesto los enlaces a las fuentes.

 

FINAL DE TRIMESTRE

Llevo varios días que no tengo tiempo ni para devolver los comentarios en mi blog, como estamos finalizando el trimestre y el trabajo se acumula. A partir del miércoles tengo vacaciones y volveré a pasearme por vuestras publicaciones.

Os dejo una muestra del trabajo que realizan los alumnos del primer ciclo de Educación Primaria sobre la Semana Santa de Zamora. 
Un saludo para todos.

SEMANA SANTA DE ZAMORA

BOMBARDINO – PROCESIÓN DE LAS CAPAS PARDAS
Zamora tiene una gran tradición semanasantera, es austera e intimista, sus hermandades desfilan por las calles del casco antiguo, al paso de las imágenes las gentes suelen guardar un profundo silencio; como si se hubiera dado una orden inaudible todos callan; si se habla, se hace en un susurro, no sea que el vecino se moleste. Tanta importancia tiene el silencio que hay una cofradía con ese nombre, los cofrades juran antes del inicio de la procesión guardar silencio en todo el recorrido, la imagen que sacan es el Cristo de la Injurias.

Es tanta la devoción por la Semana Santa que los zamoranos no se conforman con verla, participan en sus desfiles procesionales y lo hacen con tal entusiasmo que muchas cofradías se han visto obligadas a establecer listas de espera, pero los zamoranos no se resignan a esperar sino que se apuntan a otra. De esta manera hermandades que en el pasado apenas había cofrades han crecido de forma llamativa como ha pasado con El Santo Entierro, que desfila el viernes santo con los cofrades vestidos de rigurosa túnica de terciopelo negro acompañando a bastantes pasos, entre ellos uno de los más emblemáticos llamado “la lanzada” pero conocido por los zamoranos como el paso de “el caballo de Longinos”.

Pero no sólo salen hombres también las mujeres participan en las procesiones y cada vez más. Hay algunas que salen a cara descubierta como las damas de la Virgen de la Esperanza.

Otra muy numerosa procesiona el Sábado Santo: las damas de la Virgen de la Soledad. 

Resulta llamativa la gran cantidad de gente que presencia esta procesión, tanta, que casi siempre la veo desde la cuarta o quinta fila.

Esta cofradía es una sección de la hermandad de Jesús Nazareno o también llamada Vulgo Congregación, que sale el viernes a las cinco de la mañana. 
Es una cofradía muy numerosa. Saca en procesión gran cantidad de pasos, con figuras muy relevantes y con tradiciones muy arraigadas: salida del paso “el cinco de copas” de la iglesia de San Juan a las cinco de la mañana a los sones de la marcha fúnebre de Thalberg, que se ha convertido en un himno en Zamora, siendo tan polular esta marcha que los jóvenes  tararean en los bares de copas una versión remix.

Al amanecer se produce una parada en la Avenida de las Tres Cruces aprovechando para comer las sopas de ajo. La procesión acaba su recorrido en el Museo de Semana Santa acompañado cada paso por la música de las bandas y el ánimo de los que presencian la procesión, como haciendo un último esfuerzo después de tantas horas de procesionar. 

Como en las procesiones se necesitan bandas de música, ya desde pequeños se van entrenando y cogiendo afición. No hay zamorano que de niño no haya tenido un tambor o una corneta y se haya resistido a tocar las marchas de Semana Santa.

Tanto han proliferado las bandas que hace años había una banda de tambores y trompetas para casi todas las procesiones, mientras que ahora cada hermandad tiene una, como ésta de las damas de la Virgen de la Esperanza. 

Este año también ha estado presente la lluvia, provocando que las procesiones acortaran el recorrido o bien salieran precipitadamente con los pasos intentando taparlos con plásticos y llevándolos a todo correr para gaurdarlos lo más pronto posible. Así ocurrió en la tarde del Jueves Santo con la procesión de la Vera Cruz, les cayó un aguacero en el desfile y tuvieron que suspenderla cuando ya habían iniciado su itinerario.

Debo reconocer que no soy muy fervoroso de la Semana Santa, la viví con intensidad en mi niñez y juventud y quizás ahora la veo con un poco de distancia pero forma parte de mis raíces y me siento orgulloso de esta manifestación popular que consigue congregar a gentes de todos los lugares, siendo por unos días Zamora una ciudad pletórica, llena de vida, por las calles desfilan tallas de gran valor artístico, suenan músicas de bandas, música fúnebre, el bombardino en el barrio de Olivares, los tambores acompañando a los cargadores marcándoles el paso, se canta el Miserere y la Salve; se comen pipas, almendras garrapiñadas, aceitadas… 

CRISTO YACENTE EN LA IGLESIA DE SAN CIPRIANO
Termino esta entrada con un vídeo acompañado por marcha fúnebre de Sigismund Thalberg.