Archivo de la etiqueta: río Tera

POR LOS CAMINOS TRADICIONALES: RUTA CIRCULAR

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El sábado hacía una temperatura muy agradable, así que después de comer salimos de Galende para darnos un paseo por el monte pero sin un rumbo fijo, en principio era llegar a los pinares de Quintana, luego ya veríamos qué dirección tomar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La primavera todavía está en sus comienzos, las escobas amarillas y blancas están en todo su esplendor, pero en muchos lugares aún no han salido las hojas de los robles en su plenitud.

Predomina el verde intenso, pero todavía se intensificará mucho más.

Continuamos la marcha hasta los pinares de Quintana, con sus laderas llenas de escobas blancas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegados a este lugar decidimos seguir hasta el camping de los Robles. Desde aquí se pueden divisar en la distancia la sierra sanabresa, así como los pueblos de Pedrazales, San Martín de Castañeda y adivinar Murias, ya que la vegetación lo esconde casi por completo. También se divisa la vega de Galende, siendo sus pastos alimento para la ganadería extensiva.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como hacía una temperatura muy agradable y no nos sentíamos cansados, continuamos nuestra ruta hacia el camping de los Robles. Llegamos a una laguna colmatada; por más que llueva la vegetación se ha hecho dueña del lugar, excepto en algunos zonas cada vez más aisladas.

LAGUNA COLMATADA

Llegamos a la carretera del lago e hicimos un trayecto por ella. No hubo problema, porque el arcén es amplio y el tráfico escaso. Nos desviamos hacia la playa de los Enanos, pero una vez sobrepasado el puente sobre el Tera tomamos un camino que discurre paralelo al río hasta llegar al camino que conduce a Pedrazales, cruzamos la carretera de San Martín de Castañeda y aquí el río ofrece unas imágenes preciosas.

PUENTE SOBRE EL TERA - CARRETERA SAN MARTÍN

El Tera baja con abundante caudal y su sonido nos acompaña en una parte del trayecto hacia Pedrazales.

RÍO TERA - FORCADURA

En este lugar se produce la desembocadura del río Forcadura con el río Tera, el agua discurre abundante y con bastante fuerza. Nuestra siguiente escala es Pedrazales, ya casi estamos en casa, antes de salir dos casas que llaman la atención por diferentes motivos.

CORREDOR

Esta vivienda es construcción actual, pero tuvieron el buen gusto de usar materiales propios de Sanabria: la piedra, en los muros  y la madera, para el corredor.

COLORES EN PEDRAZALES

De la última me llamó la atención el color azul en las ventanas, algo muy propio de las viviendas tradicionales sanabresas.

Finalmente llegamos a Galende después de tres horas y media de caminar.

Cruzamos el río Tera por la puente y dejamos a nuestra derecha, el molino y a la izquierda, una pescadora intentando coger alguna trucha, aunque creo que es un tramo sin muerte.

MOLINO DE GALENDE

 

POSTALES VERANIEGAS

PLAYA VIQUIELLA – LAGO DE SANABRIA

Último domingo de agosto, buena temperatura para disfrutar del final del verano y que los partes meteorológicos anuncian.

MOLINO DE GALENDE

Tuvimos la suerte de ver el interior de este molino hasta hace pocos años abandonado y ahora en proceso de reconstrucción, su actual dueño nos explicó sus planes y nos alegró saber que al menos se va restaurar y se va a poder conservar.

CARTEL INDICADOR DE CAMINO TRADICIONAL

Disfrutamos de un verano de caminatas y marchas: largas, sombrías, duras, suaves, empinadas… pero todas con la recompensa de un paisaje reconfortante que aporta sintonía con el agua y la verde vegetación que nos rodea.

ANTES Y DESPUÉS

Esta foto está sacada en Ribadelago Viejo y nos llamó la atención el contraste entre las dos partes de la vivienda.

GENCIANA

Planta con unas flores y un aspecto muy especial que suele darse en las alturas de la sierra sanabresa.

TRANSPARENCIAS

Aguas transparentes entre salgueiras, foto tomada en la Cueva de San Martín.

RÍO TERA

Río que nace a los pies de Peña Trevinca, comienza siendo un simple regato y deslizándose por una vega hasta la presa rota,  para después caer entre rocas y cascadas formando pozas hasta llegar al lago de Sanabria, sale de él y va ganando tamaño, chocando con presas que le impiden su avance tranquilo hasta terminar en las cercanías de Benavente en otro río: el Esla, que finalmente morirá en el padre Duero en los Arribes.

FIN DEL DÍA

Se recogen las toallas, se guardan los bañadores, se va apagando el sol y escondiéndose en las montañas, solo queda un pequeño reflejo en las aguas tranquilas del lago. Se acaba el día, se termina el verano y volvemos a nuestras rutinas, a nuestra lucha diaria, a nuestras ilusiones… y ahí estará el lago esperando una nueva sucesión de días, meses y estaciones hasta que llegué un nuevo verano y nos acoja con sus frías y estimulantes aguas, para que al salir del baño el sol nos inunde con su fuerza.