Archivo de la etiqueta: Puebla de Sanabria

31 DE ENERO EN SANABRIA

Hoy hemos estado en Sanabria: subimos a la laguna de los Peces, pero no la vimos porque había niebla, pero sí había nieve en abundancia. Bajamos y estuvimos en el lago; por la tarde dimos un paseo por el monte, para acabar en Puebla de Sanabria.

A continuación, añado más fotos de todos estos lugares. Para poderlas ver bien, pinchad en la primera foto y después en PRESENTACIÓN DE DIAPOSITIVAS.

SANABRIA EN 26 FOTOS.

Anuncios

MERCADO MEDIEVAL EN PUEBLA DE SANABRIA

Puebla de Sanabria es una villa de origen medieval y de esa época conserva el castillo, la iglesia y las calles de casco antiguo, por ello es un lugar muy adecuado para celebrar un mercado medieval.
Las palabras no son suficientes para describir la belleza de esta población, basta con las imágenes y por supuesto con un paseo por sus calles admirando el porte de sus casas señoriales, la plaza, donde se encuentra el ayuntamiento, la iglesia de Santa María del Azogue, la ermita de San Cayetano y el castillo con su torre del homenaje, llamada el Macho.

Estas imágenes están editadas hace poco tiempo debido a un problema con la anterior presentación de flickr, que han provocado un error y la desaparación de las mismas.

BRAGANZA – BRAGANÇA

Hacía más de 15 años que no visitaba esta ciudad portuguesa muy próxima a Puebla de Sanabria y una tarde de verano decidimos acercarnos porque nos decían que había cambiado mucho.
Para quien se acerque a Portugal y no haya estado nunca ojo con la hora portuguesa y los horarios de apertura y cierre tanto de los monumentos como de los comercios, precisamente el castillo o castelo nunca habíamos entrado porque siempre lo habíamos encontrado cerrado, por eso en esta ocasión adelantamos la hora de llegada y gracias a eso lo pudimos visitar.
La carrretera desde Puebla de Sanabria hasta Calabor, a pesar de que el firme es bueno y la están arreglando, es una sucesión continua de curvas, no aconsejable para los susceptibles de marearse. En la zona portuguesa la conducción es mejor pero no para tirar cohetes.
Al llegar a Braganza nos sorprendió el crecimiento de la ciudad en el extrarradio, acostumbrados a llegar al centro de la ciudad directamente nos despistaron las malas indicaciones y las nuevas construcciones, pero tomamos como referencia el castillo y allí aparecimos. Merece la pena subir a la torre del homenaje, las vistas de los alrededores son magníficas.
Visitamos después una iglesia llamada de Santa María situada al lado del castillo, muy cuidada, con un interior
que invita al recogimiento.
Por detrás de la iglesia se encuentra una de los edificos más singulares: la Domus Municipalis, data de la Edad Media y servía de lugar de reunión de los concejos de la época.
Posteriormente nos dirigimos al centro, lo encontramos más moderno y parecido a cualquier ciudad pequeña de España, abundancia de adornos vegetales y zonas ajardinadas.
La ciudad nos sorprendió por el cambio que ha dado, ha mejorado pero conservando el sabor de antes que quizás sea lo que en muchas ciudades españoles no se ha sabido hacer. En Portugal aún se respetan los jardines y plazas de antes, con suelos empedrados que siempre han sido así como sucede en la ciudadela pero no han hecho obras agresivas con el entorno.

 

RIHONOR DE CASTILLA Y RIONOR

Hay un pueblo en la provincia de Zamora dividido en dos, por azares de la historia y de las líneas fronterizas: Rihonor de Castilla (España) – Rionor (Portugal). Para sus vecinos nunca ha habido fronteras, sus ganados han pastado en ambos lados, las aguas del río Onor baña los campos de las dos localidades, incluso en el pasado se pretendió separarlos con una cadena colocada en la carretera que impedía el paso a los coches, pero no de los españoles y portugueses que pasábamos a pie sin ningún problema.
Este verano me acerqué a visitarlos y da pena ver como poco a poco los pueblos se vacían, aunque siguen conservando la belleza que siempre han tenido.
Para ir hasta allí hay que tomar en Puebla de Sanabria la carretera que conduce a la estación, una vez pasado el pueblo de Ungilde giramos a la derecha por una carretera sinuosa y de mal firme que nos llevará a estos lugares.