Archivo de la etiqueta: Los Arribes del Duero

LA CASCADA DE ABELÓN

El año pasado fue la primera vez que tuve noticia de la existencia de una cascada en Abelón de Sayago, es más, no era capaz de situar el  pueblo en el mapa.
Este año me volvieron a hablar de ella y me propuse visitarla, me aconsejaron que lo hiciera en primavera o después de abundantes lluvias y precisamente ahora ha sido el momento ideal, así que aprovechamos el sábado para ir, ya que las nubes y chubascos nos concedieron una tregua.
Abelón está a unos 35 kilómetros de Zamora, saliendo por la tarde da tiempo para llegar al pueblo y visitar la cascada. 
Abelón tiene dos barrios y hay que llegar al segundo para iniciar la ruta. Una vez llegados a la báscula sale una calle a la derecha, la tomamos hasta que se acaba la calle y comienza un camino de tierra, a partir de este momento nos encontraremos con palos que nos señalan nuestro destino.
 
Nos encontramos con el paisaje propio de Sayago, la presencia de encinas con cortinas a derecha e izquierda, praderas que guardan las ovejas churras, tan abundantes en esta comarca.
Optamos por ir a pie desde el pueblo, creo que son unos cuatro kilómetros, aunque se puede ir en coche hasta las cercanías y así la distancia se acorta bastante.
 
 Cuando ya nos vamos acercando a nuestro destino, desaparecen las encinas y aparece el matorral.
Estamos en los Arribes, ya se distingue en la distancia los cortados del río Duero. Un cartel explicativo nos informa que la cascada que vamos a ver procede de la caída de agua de un regato, un simple regato capaz de crear este espectáculo.
 
 
Debido a las lluvias el arroyo baja con bastante fuerza, anunciando lo que vamos a ver.
  
Unos metros más abajo, después de bajar una cuesta, aparece una cascada impresionante provocada por la caída del agua del regato  hasta el río Duero.
Estuvimos disfrutando de los alrededores y pudimos contemplar desde la distancia como el Esla entrega sus aguas al río Duero.
 
También disfrutamos de los conjuntos de rocas que coronan el paisaje creando composiciones increíbles, como si una mano invisible hubiera moldeado el paisaje. Como dice el escultor zamorano Coomonte: “el mejor escultor es la naturaleza”.
 
Anuncios

RIVERAS SAYAGUESAS I

BADILLA

El año pasado ya publiqué una entrada relacionada con esta ruta:
 RUTA DESDE BADILLA A LA ERMITA DEL CASTILLO.
En esta ocasión no era nuestra intención llegar hasta la ermita sino sólo hasta el Arroyo Pisón (llamado la Rivera por los habitantes de Cozcurrita), regresar a Badilla, para luego ir en coche a Fariza y bajar por la ruta de los molinos.

El día acompañaba y la temperatura era ideal para caminar. Los arroyos o riveras bajaban con bastante caudal, consecuencia de las últimas lluvias.

ARROYO MIMBRE Y MOLINO PACHÓN

Esta zona de Sayago es muy peculiar, ya que es una zona de transición entre la Penillanura Sayaguesa y los Arribes. 
El árbol más abundante es la encina, pero a medida que nos acercamos a los Arribes va siendo sustituido por el enebro hasta convertirse en Cozcurrita en un bosque que llaman el Enebral. 
Iniciamos la marcha entre cortinas, donde pacen tranquilamente las ovejas churras.

Esta raza de oveja está muy extendida en Sayago y de su leche se obtiene un queso muy apreciado. En Fariza hay una quesería tradicional llamada LA FAYA.

Continuamos nuestro caminar y nos encontramos con encinas de gran porte,algunas de ellas centenarias.

 
 El arroyo Mimbre sigue su curso y nos acompaña su rumor casi durante todo el recorrido.

 

 Abandonamos la orilla del arroyo y cambia el paisaje; ahora el camino está flanqueado por las cortinas o cortinos típicos de la zona.

A pesar de la despoblación muchas de estas paredes están hechas a conciencia y aguantan el paso del tiempo.

Para regar las huertas de la zona se usa el cigüeñal, un sistema muy sencillo que tiene una pieza larga de madera que se introduce en el pozo y saca el agua sin apenas esfuerzo.

 
 Llegamos a Cozcurrita e iniciamos la bajada a la Rivera; antes de llegar ya se oye el sonido del agua saltando por las rocas del arribe, formando pequeñas cascadas.

Los Arribes son lugares agrestes, con un clima mediterráneo y una vegetación y una fauna espectaculares. Hay buitres, alimoches, aguila perdicera…
Debido a su singularidad los Arribes del Duero está declarado como Parque Natural.

Estamos rodeados de paredes donde las plantas hunden sus raíces entre las rocas.

  

Esta roca da la sensación que va a rodar ladera abajo, menos mal que no está en nuestro camino.

  
Termino esta entrada con la imagen de los Arribes con el bosque de enebros de Cozcurrita muy al fondo.
Continuará.

PASEO DESDE BADILLA HASTA LA ERMITA DEL CASTILLO DE FARIZA

El jueves por la tarde programamos la ruta mencionada en el título.
Pertenece a una ruta de Gran Recorrido (GR) llamada la Senda del Duero que sigue el curso del río desde su nacimiento en los Picos de Urbión en Soria y termina en la desembocadura en Oporto. Fuimos por la tarde y hacía bastante calor pero con ánimo y agua iniciamos nuestra andadura.
Salimos de Badilla hacia el pueblo más cercano llamado Cozcurrita, la distancia entre ambos es de unos tres kilómetros aproximadamente y discurre paralelo al arroyo Mimbre.

 

 

El arroyo Mimbre a su paso por Badilla está seco, así que pensamos que iba a ser un paseo un poco decepcionante, ya que parecía que había llegado el estiaje, pero un poco más adelante comenzamos a ver agua en su cauce, a oír las ranas, los pájaros y ver a algún conejo despistado que disfrutaba de la tranquilidad de estos parajes.
El camino es amplio y se avanza con rapidez, no tiene desniveles; la única cuesta suave que hay nos la encontramos cerca de Cozurrita después de cruzar un puente que nos obliga a abandonar el curso del arroyo.
Tardamos unos cuarenta minutos en llegar a Cozcurrita, un pueblo pequeño, pero muy bonito, con casas de piedra y con una iglesia del siglo XIII muy bien conservada.
Tanto Badilla como Cozcurrita tienen poca población y además envejecida, pero se ven bastantes casas nuevas de gentes de estos lugares que regresan a sus pueblos a pasar las vacaciones y los fines de semana.
Cozcurrita tiene un bosque muy especial y es el enebral, es una rareza en el entorno, ya que el árbol más abundante es la encina pero aquí predomina el enebro. La señora Petra nos informó que Cozcurrita, gracias al enebral, tiene un aire muy sano, además nos contó que había una ruta por este bosque y que se podía llegar hasta un “asomadero” para disfrutar de las vistas que ofrece el Duero encajado en los Arribes.
A la derecha de la iglesia sigue la senda hasta ermita de la Virgen del Castillo que asoma en la lejanía, pero antes hay que caminar 1,6 kilómetros primero de bajada y luego de subida.
Nada más comenzar la bajada cambió el paisaje; ahora era un terreno abrupto, escarpado, y fuimos a dar a un arroyo que desagua en río Duero ya cercano y que los lugareños lo denominan la Rivera, en el pasado había varios molinos hoy derruidos.
 
Esta edificación son los restos de un molino, pero lo que nos llamó la atención fue que una enorme roca está incrustada en la casa y desde la distancia parecía la chimenea.
El paisaje de la Ribera es una maravilla predomina el verde de la vegetación propia de las riberas.
Había poca agua, pero la suficiente para oirla entre las piedras, en las pozas o cadozos o formando pequeñas cascadas.
Cruzada la ribera iniciamos la subida hacia la ermita que se encuentra ya bastante cerca. 
Y así después de una hora media aproximadamente llegamos a nuestro destino.
 
 
En esta ermita se celebra todos los años una romería en primavera conocida con el nombre de los Viriatos, juntándose las gentes de los pueblos del contorno, es de gran belleza y muy singular.  
Cerca de aquí está el mirador de las Barranqueras, donde pudimos observar el vuelo de aves y entre ellas un buitre despistado que nos obsequió con la elegancia de su vuelo.
Panorama que se puede observar desde este mirador:
Después de disfrutar de estas vistas tan maravillosas e impresionantes, emprendimos el regreso por el mismo camino.
El martes repetiremos el recorrido pero con unos 70 niños para que admiren y disfruten de un día en los Arribes del Duero.

LOS ARRIBES DEL DUERO

LOS ARRIBES DEL DUERO

Zamora es una provincia que tiene mucha diversidad paisajística; sin lugar a dudas, Sanabria es la comarca más conocida y más visitada, pero no debemos olvidarnos de los Arribes, Parque Natural que comprenden las provincias de Zamora, Salamanca y la zona portuguesa fronteriza.
En Salamanca se les llama las Arribes:

LAS ARRIBES DE SALAMANCA 2011
LAS ARRIBES DE SALAMANCA 2010

He ido en muchas ocasiones a los Arribes y en concreto a la ciudad portuguesa de Miranda do Douro; está a unos 60 kilómetros de Zamora y solemos ir a comprar ropa deportiva, toallas, paños de cocina, corchos para botellas y, como no, café portugués.

Miranda está situada en un alto y desde allí se puede contemplar el Duero encajonado entre unas paredes impresionantes.

LOS ARRIBES DESDE MIRANDA DO DOURO

Miranda do Douro es una pequeña ciudad que vive del comercio y que ha ido creciendo poco a poco a lo largo de los años, transformando su imagen de ciudad pequeña que tenía su actividad comercial en el casco histórico para más tarde ensancharse a una zona nueva y con más abundancia de tiendas.

SOPORTALES COMERCIALES

Después de visitar varias tiendas sin comprar nada, por otra parte lo más habitual, fuimos a buscar café, entramos en el bazar donde solíamos comprarlo y nada más entrar notamos algo raro, los artículos que se ofrecían a nuestra vista no eran los habituales: el vino de Oporto, el café… dirigimos nuestra mirada a la caja y vimos que era un bazar chino, ni rastro de café. Un poco desconcertados decidimos ir a la zona antigua de la ciudad y comprar allí el café.

PLAZA DEL AYUNTAMIENTO

Las ciudades portuguesas siguen conservando el encanto de lo antiguo y no han sufrido el afán urbanístico español, sus calles tienen un sabor antiguo y un toque especial.
El edificio más importante de Miranda es su catedral. Estaba abierta para poderla visitar, pero nada más entrar notamos un frío tan intenso que aguantamos poco dentro, lo que no nos explicamos es como lo soportaban las dos mujeres que con la amabilidad característica de los portugueses informaban a los turistas.

CATEDRAL DE MIRANDA DO DOURO

Al hilo de esto, también nos llamó la atención que Portugal tiene una crisis mucho mayor que España; sin embargo en Zamora han despedido a las personas que mantenían abiertas las iglesias por la crisis y se ve a los turistas viendo las iglesias románicas por fuera sin poder entrar.

ARTÍCULOS PARA VENDER ZONA ANTIGUA

CALLE TÍPICA EN EL CASCO ANTIGUO

Después de darnos un paseo por la zona antigua y comprar el ansiado café y alguna detalle más, tomamos la carretera de regreso. Pasamos por encima de la presa sobre el Duero y delante de las aduanas que en tiempos había que parar y mostrar lo que llevábamos o traíamos.
PRESA SOBRE EL DUERO
Nada más dejar la frontera portuguesa tomamos el primer desvío a la derecha para ir hasta Fariza, en concreto a la ermita Virgen del Castillo, para ver los Arribes desde este lugar.
IGLESIA DE FARIZA
Primero pasamos la localidad de Badilla y pocos kilómetros más adelante cruzamos Fariza, al lado de la iglesia sale un desvío hacia la ermita. Está bastante señalizada, pero hay que ir atento porque hay varías carreteras en este trayecto y nos podemos equivocar.
A tres kilómetros por una carretera con un firme algo irregular, metidos entre encinas llegamos a nuestro destino.
ERMITA VIRGEN DEL CASTILLO

Esta ermita está situado en una elevación; desde allí se pueden contemplar los Arribes en todo su extensión así como un bosque inmenso de enebro; me resultó sorprendente que en tan poco espacio desaparecieran las encinas como de golpe para dominar el enebro, aunque luego leyendo informaciones sobre los Arribes parece que debido a las variaciones del clima de estos lugares hay una gran diversidad de vegetación.
ENEBROS
Desde aquí nos acercamos hasta un mirador para ver si había suerte y podíamos ver volar los buitres y otras rapaces habituales de este lugar, pero no tuvimos suerte, los vimos a lo lejos pero no lo suficiente para disfrutar de su vuelo como sí nos pasó el año pasado.
En los alrededores vimos unas edificaciones que llaman chiviteros, casetas para resguardar las crías de las cabras de los depredadores, aunque creo que ahora se usan más como casetas de labranza.
CASETA DE LABRANZA
Hay unas vistas espectaculares del río Duero que fluye entre esas paredes cortadas a pico y el río poderoso formando frontera natural entre España y Portugal para dirigirse lentamente hacia el océano. 
En este microclima hay cultivos propios del mediterráneo como los olivos y los almendros y debido a la inclinación del terreno las fincas están divididas en cortinas y las fincas están en terrazas.
CORTINAS Y EL DUERO
Después de un día primaveral tomamos el camino de regreso a Zamora y en poco más de una hora llegamos a nuestro destino, con la idea de regresar en primavera, si llueve, para hacer rutas de senderismo.
COZCURRITA Y LA RIBERA