Archivo de la etiqueta: La senda del Duero

LA SENDA DEL DUERO: ARCILLO – PUENTE DE LA ALBAÑEZA

RUTA DESDE ARCILLO HASTA EL PUENTE DE LA ALBAÑEZA

Pinchando en la imagen de la iglesia, podéis ver las fotos de la ruta.

La senda del Duero continúa su recorrido desde Arcillo, pequeño pueblo rodeado de encinas.  Con viviendas de tipo tradicional y dehesas con ganadería extensiva.

Para coger la senda hay que girar a la izquierda de la iglesia y salir hasta un pilón en las afueras del pueblo, a pocos metros la encontraremos, después resulta fácil continuar la ruta.

Llegué hasta el puente de la Albañeza, muy parecido al puente de las Urrietas cercano a Pereruela, fue construido en la época medieval. Está bien conservado y es un lugar encantador, con una rivera con aguas que siguen su camino hacia el río Duero.

LA SENDA DEL DUERO: GR – 14. PERERUELA

SENDA GR-14PALOMARCORTINASARROYO DE SOBRADILLO DE PALOMARESPUENTE DE LAS URRIETASPUENTE DE LAS URRIETAS
CAMINO GR 14BERRUECOSPERERUELAATARDECER EN PERERUELA

LA SENDA DEL DUERO: GR – 14. PERERUELA, un álbum en Flickr.

Estas imágenes corresponden a la Senda del Duero que discurre desde Pereruela en dirección a Moral de Sayago. Hoy hice una parte del recorrido con salida y regreso a Pereruela. La Senda de Duero es un camino que sale desde Soria en el nacimiento del río Duero hasta su desembocadura en Oporto. Está muy bien indicada, no tiene pérdida.Pereruela de Sayago es un pueblo conocido por sus cacharros de barro, todos los alrededores están llenos de alfares.

Nada más salir el camino es muy amplio y los campos están muy abiertos,  pero a medida que avanzamos el camino se estrecha y aparecen las cortinas, las praderas, los berruecos y las encinas: Sayago en estado puro.

En este recorrido me encontré con un puente romano de la época del emperador Augusto. Es de pequeño tamaño pero de gran belleza: el puente de la Urrietas. Es una sorpresa arquitéctonica en un lugar insólito, aunque por lo que he podido saber por aquí pasa una antigua calzada romana llamada la mirandesa porque se dirige a Miranda do Douro en Portugal. Conseguí llegar cerca del pueblo de Arcillo, el siguiente pueblo, pero se terminaba el día y tuve que regresar.

Es mi intención continuar esta senda para ir descubriendo Sayago, una comarca poco conocida pero de una belleza muy singular, en especial en primavera, así que habrá que aprovechar para disfrutar de los regatos, arroyos y de los Arribes del Duero.

RIVERAS SAYAGUESAS II

Continuación de:
RIVERAS SAYAGUESAS I.

Por la tarde iniciamos nuestro caminar en Fariza. Pueblo importante, aquí está la Casa consistorial, una iglesia con una estela romana, con su Puente Grande y el Arroyo Pisón. Tiene una quesería tradicional y dulces artesanos “El Castillo”. Hay bares, un frontón… Desde luego se nota que es la cabecera de la zona, aunque sufre el problema de la despoblación.

 
Salimos del pueblo cruzando el arroyo Pisón por el Puente Grande, puente medieval bastante bien conservado.
Tomamos el camino que sale a nuestra izquierda y enseguida encontramos los palos que nos indican que seguimos el sendero GR-14.
Nada más dejar el pueblo nos encontramos con un molino restaurado.

 
A la orilla de este arroyo nos encontramos con abundantes restos de molinos, se sabe que existieron y en algunos casos se pueden apreciar los canales del agua y las muelas.

 

En esta época del año la rivera baja crecida, y nos acompaña en casi todo el recorrido el murmullo del agua y de las pequeñas cascadas.

 

 De vez en cuando el camino se aparta y nos conduce entre cortinas, donde volvemos a encontrar los enebros,  árbol muy especial en toda la zona, de madera dura, usada en el pasado por los habitantes de estos lugares para hacer diferentes utensilios.

 

Abundan los pequeños puentes de losas de granito que han aguantado las crecidas de los arroyos y que abundan en Sayago y en Aliste.
LA RUTA DE LA RIVERA DE BRANDILANES 


El ganado que más abunda en la zona es la oveja churra, en esta ocasión encontramos un pequeño grupo en un prado que se asustó a nuestro paso y se juntó mirándonos con curiosidad o con temor.

 

Con tantos molinos y canales hay pequeñas presas que embalsan el agua y permiten que en su superficie crezcan flores blancas que tapizan el arroyo.

Seguimos por la rivera hasta la confluencia con el arroyo Mimbre que viene de Badilla y dimos la vuelta satisfechos de haber pasado una tarde entre arroyos, molinos, cortinas… el silencio y la tranquilidad de la naturaleza.

RIVERAS SAYAGUESAS I

BADILLA

El año pasado ya publiqué una entrada relacionada con esta ruta:
 RUTA DESDE BADILLA A LA ERMITA DEL CASTILLO.
En esta ocasión no era nuestra intención llegar hasta la ermita sino sólo hasta el Arroyo Pisón (llamado la Rivera por los habitantes de Cozcurrita), regresar a Badilla, para luego ir en coche a Fariza y bajar por la ruta de los molinos.

El día acompañaba y la temperatura era ideal para caminar. Los arroyos o riveras bajaban con bastante caudal, consecuencia de las últimas lluvias.

ARROYO MIMBRE Y MOLINO PACHÓN

Esta zona de Sayago es muy peculiar, ya que es una zona de transición entre la Penillanura Sayaguesa y los Arribes. 
El árbol más abundante es la encina, pero a medida que nos acercamos a los Arribes va siendo sustituido por el enebro hasta convertirse en Cozcurrita en un bosque que llaman el Enebral. 
Iniciamos la marcha entre cortinas, donde pacen tranquilamente las ovejas churras.

Esta raza de oveja está muy extendida en Sayago y de su leche se obtiene un queso muy apreciado. En Fariza hay una quesería tradicional llamada LA FAYA.

Continuamos nuestro caminar y nos encontramos con encinas de gran porte,algunas de ellas centenarias.

 
 El arroyo Mimbre sigue su curso y nos acompaña su rumor casi durante todo el recorrido.

 

 Abandonamos la orilla del arroyo y cambia el paisaje; ahora el camino está flanqueado por las cortinas o cortinos típicos de la zona.

A pesar de la despoblación muchas de estas paredes están hechas a conciencia y aguantan el paso del tiempo.

Para regar las huertas de la zona se usa el cigüeñal, un sistema muy sencillo que tiene una pieza larga de madera que se introduce en el pozo y saca el agua sin apenas esfuerzo.

 
 Llegamos a Cozcurrita e iniciamos la bajada a la Rivera; antes de llegar ya se oye el sonido del agua saltando por las rocas del arribe, formando pequeñas cascadas.

Los Arribes son lugares agrestes, con un clima mediterráneo y una vegetación y una fauna espectaculares. Hay buitres, alimoches, aguila perdicera…
Debido a su singularidad los Arribes del Duero está declarado como Parque Natural.

Estamos rodeados de paredes donde las plantas hunden sus raíces entre las rocas.

  

Esta roca da la sensación que va a rodar ladera abajo, menos mal que no está en nuestro camino.

  
Termino esta entrada con la imagen de los Arribes con el bosque de enebros de Cozcurrita muy al fondo.
Continuará.

PASEO DESDE BADILLA HASTA LA ERMITA DEL CASTILLO DE FARIZA

El jueves por la tarde programamos la ruta mencionada en el título.
Pertenece a una ruta de Gran Recorrido (GR) llamada la Senda del Duero que sigue el curso del río desde su nacimiento en los Picos de Urbión en Soria y termina en la desembocadura en Oporto. Fuimos por la tarde y hacía bastante calor pero con ánimo y agua iniciamos nuestra andadura.
Salimos de Badilla hacia el pueblo más cercano llamado Cozcurrita, la distancia entre ambos es de unos tres kilómetros aproximadamente y discurre paralelo al arroyo Mimbre.

 

 

El arroyo Mimbre a su paso por Badilla está seco, así que pensamos que iba a ser un paseo un poco decepcionante, ya que parecía que había llegado el estiaje, pero un poco más adelante comenzamos a ver agua en su cauce, a oír las ranas, los pájaros y ver a algún conejo despistado que disfrutaba de la tranquilidad de estos parajes.
El camino es amplio y se avanza con rapidez, no tiene desniveles; la única cuesta suave que hay nos la encontramos cerca de Cozurrita después de cruzar un puente que nos obliga a abandonar el curso del arroyo.
Tardamos unos cuarenta minutos en llegar a Cozcurrita, un pueblo pequeño, pero muy bonito, con casas de piedra y con una iglesia del siglo XIII muy bien conservada.
Tanto Badilla como Cozcurrita tienen poca población y además envejecida, pero se ven bastantes casas nuevas de gentes de estos lugares que regresan a sus pueblos a pasar las vacaciones y los fines de semana.
Cozcurrita tiene un bosque muy especial y es el enebral, es una rareza en el entorno, ya que el árbol más abundante es la encina pero aquí predomina el enebro. La señora Petra nos informó que Cozcurrita, gracias al enebral, tiene un aire muy sano, además nos contó que había una ruta por este bosque y que se podía llegar hasta un “asomadero” para disfrutar de las vistas que ofrece el Duero encajado en los Arribes.
A la derecha de la iglesia sigue la senda hasta ermita de la Virgen del Castillo que asoma en la lejanía, pero antes hay que caminar 1,6 kilómetros primero de bajada y luego de subida.
Nada más comenzar la bajada cambió el paisaje; ahora era un terreno abrupto, escarpado, y fuimos a dar a un arroyo que desagua en río Duero ya cercano y que los lugareños lo denominan la Rivera, en el pasado había varios molinos hoy derruidos.
 
Esta edificación son los restos de un molino, pero lo que nos llamó la atención fue que una enorme roca está incrustada en la casa y desde la distancia parecía la chimenea.
El paisaje de la Ribera es una maravilla predomina el verde de la vegetación propia de las riberas.
Había poca agua, pero la suficiente para oirla entre las piedras, en las pozas o cadozos o formando pequeñas cascadas.
Cruzada la ribera iniciamos la subida hacia la ermita que se encuentra ya bastante cerca. 
Y así después de una hora media aproximadamente llegamos a nuestro destino.
 
 
En esta ermita se celebra todos los años una romería en primavera conocida con el nombre de los Viriatos, juntándose las gentes de los pueblos del contorno, es de gran belleza y muy singular.  
Cerca de aquí está el mirador de las Barranqueras, donde pudimos observar el vuelo de aves y entre ellas un buitre despistado que nos obsequió con la elegancia de su vuelo.
Panorama que se puede observar desde este mirador:
Después de disfrutar de estas vistas tan maravillosas e impresionantes, emprendimos el regreso por el mismo camino.
El martes repetiremos el recorrido pero con unos 70 niños para que admiren y disfruten de un día en los Arribes del Duero.