Archivo de la etiqueta: la laguna de los Peces

SANABRIA: NIEVE Y AGUA

LA LAGUNA DE LOS PECES

 Como estoy de vacaciones y la lluvia nos ha dado una tregua decidimos ir a Sanabria a pasar el día. 
Esperábamos que hubiera abundante agua pero nos sorprendió encontrar tanta nieve en la sierra.

Llegamos a la laguna de los Peces y nos encontramos con este panorama.

La laguna estaba helada casi por completo, aunque el hielo es muy frágil. A pesar de estar rodeados de nieve no hacía el frío de otras ocasiones así que echamos a andar en dirección a la cercana laguna de la Yeguas

Después de cruzar el paso de la laguna de los Peces iniciamos la subida; al principio la senda estaba en buenas condiciones pero poco después el camino estaba inundado de agua del deshielo y pocos metros más arriba había nieve blanda. Nos costó bastante llegar aunque el trayecto es corto; los alrededores de la laguna estaban llenos de nieve: un paisaje resplandeciente.

Este cartel estaba en el suelo, no sabemos si por las inclemencias del tiempo o,  como suele suceder por estos lugares, por alguna mano poco amiga de que haya indicaciones para los excursionistas. 

Esta fue nuestra meta y lo que apareció ante nuestros ojos:

La laguna de las Yeguas

El color blanco dominaba el paisaje, incluyendo las nubes que asomaban por el horizonte confundiéndose con las montañas nevadas, sólo una parte de la laguna no estaba helada y es el lugar donde inicia su recorrido el río Forcadura en su dirección hacia el pueblo de Vigo y hasta el río Tera.

Río Forcadura

El cielo se nubló, en pocos minutos comenzó a bajar la temperatura, el viento nos trajo la nieve así que sin demorarnos tomamos el camino de regreso, ya que los cambios de tiempo en la sierra son muy frecuentes y se suceden con gran rapidez.

 Después de comer cambiamos la nieve por el agua y buscamos la orilla del río Tera.
Cogimos el camino de Galende a El Puente de Sanabria, aunque más tarde nos desviamos hacia Cubelo para volver a nuestro punto de partida.
El río bajaba con mucho caudal y nos acompañaba el sonido del agua. En nuestro recorrido nos llamó la atención este cartel.

Se puede pescar pero hay que devolver el pez al río. No entiendo como se puede disfrutar pescando, a no ser que sea por necesidad, pero menos entiendo esta modalidad. Imagino que sea por la escasez de truchas, ya que durante muchos años se pescó de mil maneras y ahora son escasas. 

Presa en el río Tera

Hace pocos días escribí otra entrada, mi intención era dejar pasar más tiempo, pero no me he podido resistir, porque no tendría sentido hacerlo más tarde.
Espero que al menos os guste.

RUTA DEL CAÑÓN DEL RÍO FORCADURA

PA300193

Esta ruta se inicia en el barrio Alto, el más alejado de Vigo de Sanabria y termina en la laguna de los Peces. 
Tardamos una cuatro horas entre la ida y la vuelta. Es una subida continua  salvo un pequeño trecho en la zona del chozo después de cruzar el puente de piedra sobre el río Forcadura.



Es una subida continua, excepto en la zona del chozo después de haber cruzado el puente sobre el río Forcadura.
Esta marcha la realizamos el día 30 de octubre, hizo un día de sol, y como ha venido sucediendo en este otoño pasamos bastante calor.
Al principio íbamos a la sombra de los robles, pero a medida que va ascendiendo el camino desaparecen y comenzamos a ver el río Forcadura que hasta ahora había permanecido oculto aunque el sonido de la caída del agua lo íbamos oyendo desde el principio.



El río Forcadura no tenía mucho caudal porque hasta entonces apenas había llovido, 
pero era frecuente encontrar pequeñas cascadas.

Después de una hora de camino, nos encontramos con este pequeño puente de piedra que nos permite salvar el río para llegar a una zona de pastos donde el ganado suele permanecer en el verano. Por este motivo más adelante nos encontraremos con un chozo con su corral para el ganado, que ha sido restaurado.



A esta altura el río se divide en dos: uno se dirige hacia la laguna de Yeguas y nos iremos alejando de él, el otro gira hacia la laguna de los Peces y será el que nos acompañe a nuestra derecha en el resto de subida, que en su tramo final es bastante exigente.
Por fin después de casi dos horas llegamos a la laguna de los Peces.

Laguna de los Peces



Es de las veces que menos agua tenía la laguna debido a la prolongada sequía, aunque creo que ahora algo ha cambiado su aspecto.

Comimos y descansamos para recuperar fuerzas y emprender el camino de regreso.

Al volver daba la luz del sol de forma diferente, en ocasiones parecía que los chopos estaban iluminados.




No sólo los chopos lucían sus amarillos, porque había una gran variedad de colores mezclándose con los rojos y verdes de los robles.
Por fin, después de unas dos horas de bajada, quizás algo menos, llegamos a nuestro punto de destino: Vigo de Sanabria.

Puente de Vigo 



Fotos de la ruta:

Hacía unos dieciocho años que no realizábamos esta marcha, la hicimos entonces a mediados de octubre;  comenzamos con calor, a medida que fuimos ascendiendo la temperatura fue bajando, a la hora de comer cerca de la laguna de los Peces nos refugiamos en unas escobas porque comenzó a nevar y al bajar nos pilló un aguacero que no nos abandonó. Nunca olvidaremos aquel día, pero no solo por la cuestión mteteorológica sino también por la compañía: Juan Carlos, Mari Ángeles y Ana, a quien siempre la recordaremos porque nos enseñó rutas que en aquella época estaban cerradas por la vegetación y no había senderos marcados. 
A ellos va dedicada esta entrada.

PRIMAVERA EN SANABRIA

LAGUNA DE LOS PECES

Este fin de semana lo hemos pasado en Sanabria. El sábado por la tarde pretendíamos hacer la ruta de los monjes, pero cuando fuimos a hacerla comenzó a sonar “la truena”, el cielo comenzó a oscurecerse y el cañon del Tera rugía y expandía los truenos por todo el contorno. ¡Como para echar a andar por estos caminos! Así que en principio nos quedamos dando un paseo por Ribadelago.

RIBADELAGO

En el lugar donde iniciamos normalmente la marcha se encuentran los restos de la iglesia de Ribadelago. La espadaña está colocada a la entrada de Ribadelago Nuevo.

RESTOS DE LA IGLESIA

Un poco más arriba recordaba que había un castaño con un tronco muy grueso, subimos para verlo y lo encontramos así:



Ofrecía la estampa de aquel olmo viejo de Machado que en primavera le habían salido unas pequeñas hojas verdes, a este castaño le habían salido un puñado y se resiste a morir, no sé si su aspecto es por alguna enfermedad, por incendio o por vejez, pero parecía decidido a luchar contra todo y ofrecer una imagen renovada.
Al lado, la hierba y las flores contrastaban con las edificaciones tradicionales abandonadas rodeadas de vegetación que van a acabar por ahogarlas.

Esperamos para ver si pasaba la tormenta, pero al ver que iba para largo, decidimos subir a San Martín de Castañeda.

CABECERA DE LA IGLESIA

Dio la casualidad que estaba abierta la iglesia; hacía años que no entraba, así nada mejor que aprovechar la ocasión.

NAVE CENTRAL

En la actualidad es la iglesia parroquial y en el pasado fue la iglesia del monasterio. La nave central está muy cuidada porque es la más utilizada, pero las dos naves laterales así como una estancia que encontramos abierta, ofrecen un aspecto de abandono, no sabemos si era algo temporal o es la situación habitual; de todas las maneras se merece una intervención importante, ya que recibe tantas visitas o más que muchas iglesias de Zamora y se han actuado en ellas, mientras que ésta rezuma humedad en muchas partes del templo.

TECHO DE LA SACRISTÍA

Transcribo las palabras del historiador Manuel Gómez Moreno respecto a a descripción que hizo del lugar del monasterio: “difícilmente podrá verse monasterio plantado en sitio más rebosante de hermosura que éste: a media ladera de una sierra, cara al sol, entre huertas, praderas y bosques y teniendo a sus pies el Lago de Sanabria, que bien podría rivalizar en fama y rendimientos, con los de Italia si aquí nos ocupásemos en buscar dentro lo que afuera envidiamos. Buena elección hicieron pues, los monjes que en remota época lo fundaron”.

VISTA DEL LAGO DESDE EL MONASTERIO

La iglesia es de mediados del siglo XII, pero se construyó sobre otra iglesia anterior construida en tiempos de Ordoño II, rey de León desde el año 914 hasta el 924, rehecha a su vez sobre otra más antigua. Documentalmente son muchos los datos de este monasterio desde los inicios del siglo X.
Sus medidas y proporciones recuerdan mucho a la Catedral de Zamora que debió de servir de modelo. 
Hoy cualquier viajero que visite la zona reconocerá que el lugar es ideal, que hay abundancia de bosques y praderas, pero pocas huertas se labran y como he apuntado con anterioridad, la iglesia necesita una restauración dada la importancia que tiene en el conjunto del románico de Zamora.

VIRGEN DE LA PEREGRINA

No quiero abandonar el templo sin hacer mención a la talla de la Virgen de la Peregrina, patrona del lugar y que celebra su fiesta el primer domingo de septiembre, en el curso de la celebración se realiza un canto tradicional llamado la loya. 
En este espacio de tiempo la truena desapareció igual que había venido, con mucho ruido pero ni una gota; así que si se llega hasta San Martín hay que terminar en la Laguna de los Peces.
Al subir a la altura del refugio de Chanos, o así creo que se llama, las laderas de la montaña lucían un colorido espectacular, alternando el amarillo de las escobas con el rosa del brezo, las lluvias caídas esta primavera han dado un color a la sierra que hacía tiempo no recordaba.

ESCOBAS Y BREZO

Nos acercamos hasta la Laguna de los Peces y pudimos observar en la lejanía algunos neveros. Este año han durado más que de costumbre.

NEVEROS

La Laguna de los Peces rebosaba de agua y salía por un caño en dirección al río Forcadura, que nace en la Laguna de Yeguas, pasando por Vigo y desemboca en el río Tera.

CAÑO DE LA LAGUNA


De esta manera terminamos un recorrido imprevisto y que la tormenta propició, pero no por ello dejamos de disfrutar de otras alternativas tanto o más interesantes que la ruta de los monjes, que podremos hacer en otro momento.
El domingo hicimos una ruta por caminos tradicionales que será el tema de la próxima entrada.

NIEVE, LLUVIA Y FRÍO.

LA LAGUNA DE LOS PECES
Mi anterior entrada sobre Sanabria fue el día 6 de febrero:
Hoy he repetido la ruta pero las condiciones meteorológicas han sido muy diferentes, ya que aquel día parecía que había llegado la primavera pero hoy regresó el invierno; como se dice en Sanabria: “el invierno no se lo come el lobo”.
Al salir de Zamora por la mañana, nada hacía presagiar lo que íbamos a encontrar porque hacía un sol espléndido y así continuó durante todo el viaje, en el camino nos encontramos con tres ciervas, en la recta anterior a Otero de Bodas y con un corzo, a la entrada de Galende.
A medida que subíamos el día fue cambiando y tomando esa tonalidad propia de Sanabria y que nos resulta familiar, nubes oscuras y la temperatura descendiendo, al salir de Zamora teníamos 10º y en la laguna de Peces 2º.

 El aparcamiento estaba a rebosar, casi no cabían los coches y todo el contorno lleno de gente disfrutando de la nieve y del intenso frío.

Al poco rato comenzó a bajar tanto la niebla que ya no se veían las montañas cercanas; además comenzó a caer aguanieve con bastante fuerza. 
Ante esta situación, nos subimos en el coche y tomamos el camino de vuelta para ir hasta el lago de Sanabria y darnos una vuelta a pie por los alrededores.



Hicimos una parada obligada en San Martín de Castañeda.


Nos acercamos a la playa de los enanos, nos bajamos del coche e hicimos unas fotos, pero comenzó a llover y nos tuvimos que refugiar porque la lluvia arreciaba.

 Desde aquí decidimos ir hasta la playa grande y sin salir del coche ver como llovía; nos encontramos otra vez con el catamarán, que ya sin navegar es la nueva atracción, porque a pesar de que llovía con mucha intensidad, había gente haciéndose fotos.


Finalmente, para terminar el recorrido fuimos al poblado de Moncabril para ver el río Segundera, no bajaba mucha agua, pero si sigue lloviendo y se deshace la nieve será interesante verlo.

 Después del frío, la lluvia y la nieve, que mejor que rematarlo a la manera tradicional: con un buen fuego y una buena comida.

 Reconozco que este día me pareció más propio de Sanabria que en la anterior visita, que también se disfruta de estas situaciones y más cuando se piensa que en esto reside la belleza de Sanabria.
Dedicado a mi hermana y mi cuñado.
Feliz domingo.

DE LA NIEVE EN LA SIERRA AL BARCO EN EL LAGO

Ayer, sábado, decidimos acercarnos a la sierra para disfrutar del frío y de la nieve, aunque finalmente nieve hubo que subir a la laguna de Yeguas a buscarla, porque en la laguna de los Peces apenas quedaba, lo que sí había y en abundancia era hielo.

 
LAGUNA DE LOS PECES
 Ante la ausencia de nieve decidimos subir a la laguna de Yeguas, que está a unos veinte minutos de la laguna de los Peces. 

LAGUNA DE YEGUAS
Estuvimos sacando fotos de la laguna y de los alrededores.

SANABRESA JUNTO A UN NEVERO
Después de disfrutar del sol, con una temperatura primaveral, bajamos al lago para conocer un nuevo residente: el Helios Cousteau, el barco que surcará las aguas del lago.