Archivo de la etiqueta: la laguna de la Clara

CAMINATA HASTA LA LAGUNA DE LA CLARA

La ruta de la laguna de la Clara ya la expliqué en esta entrada:
LA RUTA DE LA LAGUNA DE LA CLARA, con la hoy espero poder ayudar a quien pretenda hacerla y sepa lo se va a encontrar.
El viernes, mi mujer y yo decidimos ir a la laguna de la Clara, yo hacía dos años que no iba pero ella no había vuelto desde hace unos diez aproximadamente.
Para nosotros esta laguna tiene un atractivo especial, tiene aguas transparentes, de ahí su nombre, y está bastante escondida, no hay sendas ni caminos que indiquen cómo se va, por ello hay que guiarse por la intuición y porque alguien previamente te ha llevado hasta allí.
Se inicia la ruta antes de llegar al poblado de Moncabril donde está la central eléctrica. La temperatura era muy agradable y soplaba un viento fresco que aliviaba el esfuerzo de la primera subida.
Al principio se comienza por un camino de piedra al lado del río Segundera para luego ir hacia el río Cárdena. 
Río Segundera

Aquí cambia el camino y la piedra desaparece, convirtiéndose en tierra; nuestros pies lo agradecen. Así será toda la subida hasta la laguna de Cárdena, alternándose uno u otro tipo de suelo. Como ya he indicado en otras ocasiones, el río Cárdena no se ve porque está oculto entre la vegetación pero sí se le oye.
Poco después dejamos de oír el murmullo del río Cárdena y entramos en una zona espectacular con un bosque de robles y helechos tan altos que pueden llegar a tapar a una persona. Nosotros solemos llamar a este paraje el Valle de los Helechos.
Valle de los Helechos
Después de una hora de caminar llegamos a una roca que domina el valle y que ofrece unas vistas espectaculares. Dejamos las mochilas y descansamos un poco porque nos queda subir la parte más más exigente.



Continuamos la marcha y llegamos a La Folgosa, un lugar diferente, con vegetación variada, un arroyo que corre entre las rocas y con flores muy pequeñas, como ocurre en toda esta zona, pero muy bellas. Los serbales ya tienen fruto.

Serbal de los cazadores

Dejamos atrás la Folgosa y volvemos a encontrarnos con el río Cárdena que ya no abandonaremos.
Después de casi dos horas finalmente llegamos arriba y poco antes de llegar a la laguna-presa de Cárdena nos encontramos con una sorpresa:
Cabras que en principio pensamos que podían ser salvajes, pero creemos que no, porque llevaban crótalos en las orejas. Nos miraron y nos dimos prisa en marcharnos porque tenían cerca unos cabritos y nunca sabes como pueden reaccionar.
Después de dos horas de subida nos encontramos con una pista de tierra que surca la sierra, giramos a nuestra izquierda para encontrarnos con la laguna de Cárdena.
Laguna de Cárdena
Comenzamos a caminar hasta la presa de Playa, al ser una pista se avanza bastante y pronto llegamos a esta presa.
Presa de Playa
Tenemos que acercarnos a la parte trasera del muro donde hay unas escaleras y un tubo de desagüe, pasamos por aquí al otro lado de la presa.


Ahora hay que buscar senderos, tomando la roca que hay en primer plano y las montañas al fondo como referencias, caminar buscando la cuenca de la laguna de la Clara.
Aunque aquí no se distingue hay una senda muy pequeña al lado izquierdo de esta roca que es por donde hay que caminar hasta llegar a nuestro destino: la laguna de la Clara.

La laguna de la Clara

Llegó el momento de parar después de haber caminado durante tres horas. Nos dimos un baño. comimos y descansamos una hora para ponernos otra vez en marcha.

Decidimos ir hasta la presa de Puente Porto, y eso nos supuso entre la ida y la vuelta una hora más, para que luego apenas hubiera agua porque la están impermeabilizando.

Volvimos sobre nuestros pasos, pasamos las lagunas de Cárdena, la Roya, Garandones y Payón hasta aparecer en el Pico el Fraile. Detrás de las edificaciones hay una fuente, que como siga a este ritmo en agosto va a estar seca.



Comenzamos a bajar hacia el poblado de Moncabril. El camino está lleno de piedras y la bajada es costosa, porque las piernas ya no responden y hay que asegurar la pisada porque nos podemos caer.

Es un camino zigzagueante, que acaba cansando porque a veces te da la sensación de que no avanzas. 
En el recorrido nos encontramos con las antiguas instalaciones que servían para subir material a la sierra, “el plano inclinado“, antes estaba en mejores condiciones y se podía bajar por él, pero ha caído en el abandono y entre los desprendimientos y la vegetación lo han acabando cerrando en muchos tramos, por lo que no conviene usarlo.

Puente del plano inclinado

Plano inclinado

Finalmente, después de bastantes horas de caminata, llegamos a nuestro punto de partida: el poblado de Moncabril. Estuvimos unas ocho horas, contando los momentos de descanso, llegamos cansados pero a la vez satisfechos porque caminar nos gusta y más si lo hacemos por la sierra de Sanabria.






Anuncios

LA LAGUNA DE LA CLARA

Esta laguna está enclavada en plena Sierra Segundera. Recibe su nombre por la transparencia de sus aguas. También se llama las lagunas de la Clara, ya que en verano sólo hay una laguna con agua, pero en el resto del año hay otras más pequeñas en los alrededores.

Para poder llegar a pie es necesario caminar unas tres horas aproximadamente.

Iniciaremos la marcha cerca del poblado de Moncabril.

El cartel está bastante deteriorado pero nos debemos fijar en los postes que nos irán indicando la ruta.

Este trayecto nos llevará cuesta arriba hasta la presa que cierra la laguna de Cárdena en unas dos horas. Durante la marcha nos encontraremos con el río Segundera y luego con el Cárdena, si bien en este caso lo oiremos pero no lo veremos. La senda al principio está muy marcada pero a medida que vayamos ascendiendo se va estrechando, en ocasiones los helechos casi nos esconden el camino pero nunca tanto que nos lleve a perdernos.

Hay la vegetación típica de la zona: escobas, robles, fresnos, abedules, algún acebo y en agosto bastantes ejemplares de serbal de los cazadores con sus bayas rojas en forma de racimos, es curioso pero muchas veces suelen estar juntos los acebos con los serbales, si bien abundan más los últimos.

Después de caminar una hora llegaremos a un lugar especial que llaman La Folgosa con unas rocas grandes rodeadas de una vegetación variada, con especies propias de lugares húmedos, donde abundan los serbales. Aquí han colocado un cartel asociando este lugar con un pasaje del Quijote, como si Cervantes se hubiese inspirado en Sanabria para escribir su gran obra. Hay un pequeño arroyo de aguas muy frías.

Seguimos la ruta y aparecemos en el cañon del río Cárdena, desde aquí podemos disfrutar de unas hermosas vistas del lago y a la vez el murmullo del agua del río:

El último tramo es duro y parece que no vamos a llegar pero ya se adivina la presa y en la otra ladera asoma un refugio de montaña.

Después de un último esfuerzo llegaremos a la base del muro y cruzaremos el río para continuar a la izquierda dirigiéndonos hacia la pista que nos conducirá hasta la siguiente etapa.

LA LAGUNA DE CÁRDENA

Ya en la pista iremos hacia la izquierda pasando por encima del muro de la presa.Aquí encontraremos otro cartel del Quijote relacionando el personaje de Cardenio con el nombre de Cárdena. ¿Quién podría imaginar a Cervantes por estos parajes para situar a don Quijote y Sancho Panza en su novela? ¿Cómo subió Rocinante?… Dejemos las fantasías y sigamos con el recorrido. 

Andaremos por la pista durante una media hora llegando al embalse de Playa. Aquí dejaremos la pista, nos acercaremos a la trasera del muro y buscaremos un lugar para cruzar al otro lado del río Segundera. A partir de aquí no hay sendas marcadas, así que nos orientaremos buscando referencias del paisaje como rocas, charcas…

 
PRESA DE PLAYA

Una vez que hemos cruzado buscaremos sendas de los animales y de excursionistas que nos irán llevando a nuestro destino. Si acertamos en la ruta en quince minutos estaremos en la laguna de la Clara. Debo aclarar que los tiempos son aproximados ya que cuando no se conoce el lugar siempre se tarda algo más.

Coronando estas rocas está la laguna, pero no avanzar campo a través ya que el brezo nos impide caminar, es preferible siempre hacerlo por encima de hierbas o arbustos pequeños. Según por donde lleguéis divisaréis la laguna de forma diferente. Tiene forma de estrella y sus brazos parece que se esconden. De todas las maneras al asomarnos la vista puede ser así:

 VISTA GENERAL

Descansaremos y repondremos fuerzas para el regreso.

Retrocedemos por donde hemos venido y llegaremos otra vez a la presa de Cárdena. Hay dos opciones:

Bajar por el mismo camino o alargar la marcha si nos sentimos con fuerzas continuando por la pista hasta el Pico el Fraile. Si optamos por esta ruta no tiene ninguna complicación. Seguimos caminando y pasamos al lado de las lagunas de la Roya, Garandones y Payón para desembocar en la edificación de los trabajadores de Endesa.

LA LAGUNA DE LA ROYA

PRESA DE GARANDONES
LA LAGUNA DEL PAYÓN
CERCANÍAS DEL PICO EL FRAILE

A partir de aquí tomaremos el camino que baja hasta la central de Moncabril. Hay trechos que podemos ir por el plano inclinado, aunque no lo aconsejo hacerlo entero porque abundan las escobas, zarzas y en algún caso rocas que se han desprendido. Para haceros una idea incluyo dos fotos:

 

Ya al final del recorrido, si hemos bajado por el plano lo dejamos y continuamos por el camino, hay mucha piedra suelta, bajaremos despacio y con asegurando la pisada, ya que las piernas están cansadas y nos pueden jugar una mala pasada y caernos o causarnos alguna lesión de tobillo.

Finalmente después de unas siete horas de nuestra salida hemos completado un recorrido muy exigente pero a la vez gratificante que espero nos sirva para repetir en otra ocasión.

 
RÍO CÁRDENA EN MONCABRIL