Archivo de la etiqueta: Galende

POR LOS CAMINOS TRADICIONALES: RUTA CIRCULAR

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El sábado hacía una temperatura muy agradable, así que después de comer salimos de Galende para darnos un paseo por el monte pero sin un rumbo fijo, en principio era llegar a los pinares de Quintana, luego ya veríamos qué dirección tomar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La primavera todavía está en sus comienzos, las escobas amarillas y blancas están en todo su esplendor, pero en muchos lugares aún no han salido las hojas de los robles en su plenitud.

Predomina el verde intenso, pero todavía se intensificará mucho más.

Continuamos la marcha hasta los pinares de Quintana, con sus laderas llenas de escobas blancas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegados a este lugar decidimos seguir hasta el camping de los Robles. Desde aquí se pueden divisar en la distancia la sierra sanabresa, así como los pueblos de Pedrazales, San Martín de Castañeda y adivinar Murias, ya que la vegetación lo esconde casi por completo. También se divisa la vega de Galende, siendo sus pastos alimento para la ganadería extensiva.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como hacía una temperatura muy agradable y no nos sentíamos cansados, continuamos nuestra ruta hacia el camping de los Robles. Llegamos a una laguna colmatada; por más que llueva la vegetación se ha hecho dueña del lugar, excepto en algunos zonas cada vez más aisladas.

LAGUNA COLMATADA

Llegamos a la carretera del lago e hicimos un trayecto por ella. No hubo problema, porque el arcén es amplio y el tráfico escaso. Nos desviamos hacia la playa de los Enanos, pero una vez sobrepasado el puente sobre el Tera tomamos un camino que discurre paralelo al río hasta llegar al camino que conduce a Pedrazales, cruzamos la carretera de San Martín de Castañeda y aquí el río ofrece unas imágenes preciosas.

PUENTE SOBRE EL TERA - CARRETERA SAN MARTÍN

El Tera baja con abundante caudal y su sonido nos acompaña en una parte del trayecto hacia Pedrazales.

RÍO TERA - FORCADURA

En este lugar se produce la desembocadura del río Forcadura con el río Tera, el agua discurre abundante y con bastante fuerza. Nuestra siguiente escala es Pedrazales, ya casi estamos en casa, antes de salir dos casas que llaman la atención por diferentes motivos.

CORREDOR

Esta vivienda es construcción actual, pero tuvieron el buen gusto de usar materiales propios de Sanabria: la piedra, en los muros  y la madera, para el corredor.

COLORES EN PEDRAZALES

De la última me llamó la atención el color azul en las ventanas, algo muy propio de las viviendas tradicionales sanabresas.

Finalmente llegamos a Galende después de tres horas y media de caminar.

Cruzamos el río Tera por la puente y dejamos a nuestra derecha, el molino y a la izquierda, una pescadora intentando coger alguna trucha, aunque creo que es un tramo sin muerte.

MOLINO DE GALENDE

 

Anuncios

CAMINO TRADICIONAL GALENDE – LAGO DE SANABRIA – GALENDE

Debido al trabajo de final de curso no he tenido tiempo para escribir sobre los caminos tradicionales, he buscado un hueco y lo prometido es deuda.
Acostumbramos a plantear rutas que suelen ser aptas para personas físicamente preparadas, pero en pocas ocasiones nos planteamos rutas por los caminos tradicionales, usados por los habitantes de los pueblos hasta que las carreteras los dejaron olvidados, aunque sigue habiendo algunos que suelen ser usados habitualmente porque se tarda menos andando que yendo en coche por la carretera. Es el caso del camino entre Galende y Trefacio, siempre hay personas por él.
Podría nombrar más, pero lo importante es saber que casi todos los pueblos están comunicados por caminos y que sin que haga falta estar especialmente preparado podemos hacer rutas cortas o largas según los gustos.
La propuesta de hoy consiste en salir de Galende por el camino de Quintana, ir hasta los pinares, llegar al lago de Sanabria y retroceder por Pedrazales para regresar a Galende. Excepto un trayecto corto por carretera el resto es por caminos.
El camino se inicia en Galende por la cuesta que sale al lado del hostal y la tienda, hay un trayecto que está asfaltado pero luego se convierte en un camino de tierra. Llega un momento que salen dos caminos, uno conduce a Quintana y el otro se adentra en el monte; elegimos el camino que sale a nuestra derecha hacia el monte.
Después de ascender una cuesta nos encontramos con la zona por donde pasa el tendido eléctrico. 
Nos adentramos en una zona de robles salpicada de helechos muy cómoda para caminar y llena de vegetación exuberante.
La primavera ha entrado con fuerza y hay florecillas por todos los lados. 
Más adelante este camino se juntará con otro que sube de Quintana y que desde ahora seguiremos sin abandonarlo en ningún  momento.
Más adelante llegaremos al cordel sanabrés que sube de Quintana y que continúa hacia la sierra, cordel que no tardando será utilizado por las ovejas que vienen a pasar el verano en los verdes pastos de las alturas; pero más adelante lo abandonaremos por un camino que sale a nuestra derecha y que llevará en dirección hacia el lago de Sanabria.
Hay que cruzar esta entrada y nos meteremos en el monte rodeado de robles, con algún arroyo de aguas cristalinas que se secará en verano.
Después de volver a cruzar otra valla de madera llegamos a una laguna parcialmente colmatada y que en sus alrededores había leña cortada de los vecinos de Ribadelago que usarán en el invierno para calentar sus hogares en invierno; en Sanabria el reparto de la leña del monte recibe el nombre de suerte. 

Una vez que hemos dejado atrás estos parajes nos vamos a encontrar con la carretera a la altura del camping de los Robles. Si giramos a la izquierda nos llevará al lago de Sanabria.
Una vez visitado el lago regresamos por la carretera hasta que llegamos al desvío que nos conduce a la playa Arenales de Vigo, nos acercamos por detrás del chiringuito de los Enanos y tomamos el camino de los campings que conduce a Pedrazales.
Durante un buen rato llevaremos a nuestra derecha el río Tera, cruzaremos la carretera que conduce a Vigo y San Martín de Castañeda y seguiremos acompañados del río Tera hasta que crucemos el río Forcadura, que baja de Vigo, por un puentecito de troncos.
A partir de aquí nos separaremos del Tera para seguir hasta Pedrazales. Al llegar al pueblo, una vez pasada la plaza de la Llagona, saldrá una calle hacia  la parte baja del pueblo que nos lleva cerca de la iglesia y en diracción al camino tradicional de Pedrazales – Galende.

Antes de abandonar Pedrazales tuvimos la suerte de encontrarnos con un amigo que nos invitó a tomar unas cervecitas, que con el calor que hacia nos vinieron muy bien.
Continuamos cuesta abajo hacia Galende por un camino muy bien marcado hasta que llegamos a la puente y nos volvimos a encontrar con el río Tera y a su lado un viejo molino en proceso de restauración.


Aquí terminó nuestra ruta circular, por caminos tradicionales y que se puede acortar el recorrido según nuestras fuerzas y nuestras preferencias, ya que si queremos conocer Quintana, se puede ir y luego enlazar con el camino anterior.
De esta manera conoceremos los pueblos y los montes del entorno.
Ya publiqué en otoño otra posibilidad muy atractiva y más ahora en esta época con la primavera en plena efervescencia.
El miércoles estuve por la zona y es un buen momento para disfrutar de estos lugares.
 

NIEVE, LLUVIA Y FRÍO.

LA LAGUNA DE LOS PECES
Mi anterior entrada sobre Sanabria fue el día 6 de febrero:
Hoy he repetido la ruta pero las condiciones meteorológicas han sido muy diferentes, ya que aquel día parecía que había llegado la primavera pero hoy regresó el invierno; como se dice en Sanabria: “el invierno no se lo come el lobo”.
Al salir de Zamora por la mañana, nada hacía presagiar lo que íbamos a encontrar porque hacía un sol espléndido y así continuó durante todo el viaje, en el camino nos encontramos con tres ciervas, en la recta anterior a Otero de Bodas y con un corzo, a la entrada de Galende.
A medida que subíamos el día fue cambiando y tomando esa tonalidad propia de Sanabria y que nos resulta familiar, nubes oscuras y la temperatura descendiendo, al salir de Zamora teníamos 10º y en la laguna de Peces 2º.

 El aparcamiento estaba a rebosar, casi no cabían los coches y todo el contorno lleno de gente disfrutando de la nieve y del intenso frío.

Al poco rato comenzó a bajar tanto la niebla que ya no se veían las montañas cercanas; además comenzó a caer aguanieve con bastante fuerza. 
Ante esta situación, nos subimos en el coche y tomamos el camino de vuelta para ir hasta el lago de Sanabria y darnos una vuelta a pie por los alrededores.



Hicimos una parada obligada en San Martín de Castañeda.


Nos acercamos a la playa de los enanos, nos bajamos del coche e hicimos unas fotos, pero comenzó a llover y nos tuvimos que refugiar porque la lluvia arreciaba.

 Desde aquí decidimos ir hasta la playa grande y sin salir del coche ver como llovía; nos encontramos otra vez con el catamarán, que ya sin navegar es la nueva atracción, porque a pesar de que llovía con mucha intensidad, había gente haciéndose fotos.


Finalmente, para terminar el recorrido fuimos al poblado de Moncabril para ver el río Segundera, no bajaba mucha agua, pero si sigue lloviendo y se deshace la nieve será interesante verlo.

 Después del frío, la lluvia y la nieve, que mejor que rematarlo a la manera tradicional: con un buen fuego y una buena comida.

 Reconozco que este día me pareció más propio de Sanabria que en la anterior visita, que también se disfruta de estas situaciones y más cuando se piensa que en esto reside la belleza de Sanabria.
Dedicado a mi hermana y mi cuñado.
Feliz domingo.