Archivo de la etiqueta: Fariza

LA RIVERA

RIVERA
BADILLA – ARROYO MIMBRE

Se considera una rivera un curso de agua con poco caudal y se considera sinónimo de arroyo. En la comarcas comarcas zamoranas de Aliste y Sayago hay bastantes riveras que durante casi todo el año apenas tienen agua o se secan, pero en épocas de lluvias, sobre todo en primavera, aumentan su caudal, en los lugares donde el agua fluye con lentitud suelen aparecer unas florecillas blancas que pueden llegar a cubrir todo el cauce.

MOLINO PACHÓN
MOLINO PACHÓN

Badilla es un pueblo sayagués que pertenece al ayuntamiento de Fariza, en los Arribes del Duero.

Este arroyo o rivera recibe el nombre de Mimbre. Continúa su recorrido hasta que sus aguas junto con la rivera de Fariza se juntan hasta desembocar en el río Duero.

PUENTE ARTESANAL
RIVERA DE FARIZA – ARROYO PISÓN

Badilla, Concurrida y Fariza son poblaciones situadas en la ruta GR 14, la senda del Duero, una ruta que nace junto con el río Duero en tierras sorianas y termina en la desembocadura en Oporto.

RIVERAS SAYAGUESAS II

Continuación de:
RIVERAS SAYAGUESAS I.

Por la tarde iniciamos nuestro caminar en Fariza. Pueblo importante, aquí está la Casa consistorial, una iglesia con una estela romana, con su Puente Grande y el Arroyo Pisón. Tiene una quesería tradicional y dulces artesanos “El Castillo”. Hay bares, un frontón… Desde luego se nota que es la cabecera de la zona, aunque sufre el problema de la despoblación.

 
Salimos del pueblo cruzando el arroyo Pisón por el Puente Grande, puente medieval bastante bien conservado.
Tomamos el camino que sale a nuestra izquierda y enseguida encontramos los palos que nos indican que seguimos el sendero GR-14.
Nada más dejar el pueblo nos encontramos con un molino restaurado.

 
A la orilla de este arroyo nos encontramos con abundantes restos de molinos, se sabe que existieron y en algunos casos se pueden apreciar los canales del agua y las muelas.

 

En esta época del año la rivera baja crecida, y nos acompaña en casi todo el recorrido el murmullo del agua y de las pequeñas cascadas.

 

 De vez en cuando el camino se aparta y nos conduce entre cortinas, donde volvemos a encontrar los enebros,  árbol muy especial en toda la zona, de madera dura, usada en el pasado por los habitantes de estos lugares para hacer diferentes utensilios.

 

Abundan los pequeños puentes de losas de granito que han aguantado las crecidas de los arroyos y que abundan en Sayago y en Aliste.
LA RUTA DE LA RIVERA DE BRANDILANES 


El ganado que más abunda en la zona es la oveja churra, en esta ocasión encontramos un pequeño grupo en un prado que se asustó a nuestro paso y se juntó mirándonos con curiosidad o con temor.

 

Con tantos molinos y canales hay pequeñas presas que embalsan el agua y permiten que en su superficie crezcan flores blancas que tapizan el arroyo.

Seguimos por la rivera hasta la confluencia con el arroyo Mimbre que viene de Badilla y dimos la vuelta satisfechos de haber pasado una tarde entre arroyos, molinos, cortinas… el silencio y la tranquilidad de la naturaleza.

PASEO DESDE BADILLA HASTA LA ERMITA DEL CASTILLO DE FARIZA

El jueves por la tarde programamos la ruta mencionada en el título.
Pertenece a una ruta de Gran Recorrido (GR) llamada la Senda del Duero que sigue el curso del río desde su nacimiento en los Picos de Urbión en Soria y termina en la desembocadura en Oporto. Fuimos por la tarde y hacía bastante calor pero con ánimo y agua iniciamos nuestra andadura.
Salimos de Badilla hacia el pueblo más cercano llamado Cozcurrita, la distancia entre ambos es de unos tres kilómetros aproximadamente y discurre paralelo al arroyo Mimbre.

 

 

El arroyo Mimbre a su paso por Badilla está seco, así que pensamos que iba a ser un paseo un poco decepcionante, ya que parecía que había llegado el estiaje, pero un poco más adelante comenzamos a ver agua en su cauce, a oír las ranas, los pájaros y ver a algún conejo despistado que disfrutaba de la tranquilidad de estos parajes.
El camino es amplio y se avanza con rapidez, no tiene desniveles; la única cuesta suave que hay nos la encontramos cerca de Cozurrita después de cruzar un puente que nos obliga a abandonar el curso del arroyo.
Tardamos unos cuarenta minutos en llegar a Cozcurrita, un pueblo pequeño, pero muy bonito, con casas de piedra y con una iglesia del siglo XIII muy bien conservada.
Tanto Badilla como Cozcurrita tienen poca población y además envejecida, pero se ven bastantes casas nuevas de gentes de estos lugares que regresan a sus pueblos a pasar las vacaciones y los fines de semana.
Cozcurrita tiene un bosque muy especial y es el enebral, es una rareza en el entorno, ya que el árbol más abundante es la encina pero aquí predomina el enebro. La señora Petra nos informó que Cozcurrita, gracias al enebral, tiene un aire muy sano, además nos contó que había una ruta por este bosque y que se podía llegar hasta un “asomadero” para disfrutar de las vistas que ofrece el Duero encajado en los Arribes.
A la derecha de la iglesia sigue la senda hasta ermita de la Virgen del Castillo que asoma en la lejanía, pero antes hay que caminar 1,6 kilómetros primero de bajada y luego de subida.
Nada más comenzar la bajada cambió el paisaje; ahora era un terreno abrupto, escarpado, y fuimos a dar a un arroyo que desagua en río Duero ya cercano y que los lugareños lo denominan la Rivera, en el pasado había varios molinos hoy derruidos.
 
Esta edificación son los restos de un molino, pero lo que nos llamó la atención fue que una enorme roca está incrustada en la casa y desde la distancia parecía la chimenea.
El paisaje de la Ribera es una maravilla predomina el verde de la vegetación propia de las riberas.
Había poca agua, pero la suficiente para oirla entre las piedras, en las pozas o cadozos o formando pequeñas cascadas.
Cruzada la ribera iniciamos la subida hacia la ermita que se encuentra ya bastante cerca. 
Y así después de una hora media aproximadamente llegamos a nuestro destino.
 
 
En esta ermita se celebra todos los años una romería en primavera conocida con el nombre de los Viriatos, juntándose las gentes de los pueblos del contorno, es de gran belleza y muy singular.  
Cerca de aquí está el mirador de las Barranqueras, donde pudimos observar el vuelo de aves y entre ellas un buitre despistado que nos obsequió con la elegancia de su vuelo.
Panorama que se puede observar desde este mirador:
Después de disfrutar de estas vistas tan maravillosas e impresionantes, emprendimos el regreso por el mismo camino.
El martes repetiremos el recorrido pero con unos 70 niños para que admiren y disfruten de un día en los Arribes del Duero.

LOS ARRIBES DEL DUERO

LOS ARRIBES DEL DUERO

Zamora es una provincia que tiene mucha diversidad paisajística; sin lugar a dudas, Sanabria es la comarca más conocida y más visitada, pero no debemos olvidarnos de los Arribes, Parque Natural que comprenden las provincias de Zamora, Salamanca y la zona portuguesa fronteriza.
En Salamanca se les llama las Arribes:

LAS ARRIBES DE SALAMANCA 2011
LAS ARRIBES DE SALAMANCA 2010

He ido en muchas ocasiones a los Arribes y en concreto a la ciudad portuguesa de Miranda do Douro; está a unos 60 kilómetros de Zamora y solemos ir a comprar ropa deportiva, toallas, paños de cocina, corchos para botellas y, como no, café portugués.

Miranda está situada en un alto y desde allí se puede contemplar el Duero encajonado entre unas paredes impresionantes.

LOS ARRIBES DESDE MIRANDA DO DOURO

Miranda do Douro es una pequeña ciudad que vive del comercio y que ha ido creciendo poco a poco a lo largo de los años, transformando su imagen de ciudad pequeña que tenía su actividad comercial en el casco histórico para más tarde ensancharse a una zona nueva y con más abundancia de tiendas.

SOPORTALES COMERCIALES

Después de visitar varias tiendas sin comprar nada, por otra parte lo más habitual, fuimos a buscar café, entramos en el bazar donde solíamos comprarlo y nada más entrar notamos algo raro, los artículos que se ofrecían a nuestra vista no eran los habituales: el vino de Oporto, el café… dirigimos nuestra mirada a la caja y vimos que era un bazar chino, ni rastro de café. Un poco desconcertados decidimos ir a la zona antigua de la ciudad y comprar allí el café.

PLAZA DEL AYUNTAMIENTO

Las ciudades portuguesas siguen conservando el encanto de lo antiguo y no han sufrido el afán urbanístico español, sus calles tienen un sabor antiguo y un toque especial.
El edificio más importante de Miranda es su catedral. Estaba abierta para poderla visitar, pero nada más entrar notamos un frío tan intenso que aguantamos poco dentro, lo que no nos explicamos es como lo soportaban las dos mujeres que con la amabilidad característica de los portugueses informaban a los turistas.

CATEDRAL DE MIRANDA DO DOURO

Al hilo de esto, también nos llamó la atención que Portugal tiene una crisis mucho mayor que España; sin embargo en Zamora han despedido a las personas que mantenían abiertas las iglesias por la crisis y se ve a los turistas viendo las iglesias románicas por fuera sin poder entrar.

ARTÍCULOS PARA VENDER ZONA ANTIGUA

CALLE TÍPICA EN EL CASCO ANTIGUO

Después de darnos un paseo por la zona antigua y comprar el ansiado café y alguna detalle más, tomamos la carretera de regreso. Pasamos por encima de la presa sobre el Duero y delante de las aduanas que en tiempos había que parar y mostrar lo que llevábamos o traíamos.
PRESA SOBRE EL DUERO
Nada más dejar la frontera portuguesa tomamos el primer desvío a la derecha para ir hasta Fariza, en concreto a la ermita Virgen del Castillo, para ver los Arribes desde este lugar.
IGLESIA DE FARIZA
Primero pasamos la localidad de Badilla y pocos kilómetros más adelante cruzamos Fariza, al lado de la iglesia sale un desvío hacia la ermita. Está bastante señalizada, pero hay que ir atento porque hay varías carreteras en este trayecto y nos podemos equivocar.
A tres kilómetros por una carretera con un firme algo irregular, metidos entre encinas llegamos a nuestro destino.
ERMITA VIRGEN DEL CASTILLO

Esta ermita está situado en una elevación; desde allí se pueden contemplar los Arribes en todo su extensión así como un bosque inmenso de enebro; me resultó sorprendente que en tan poco espacio desaparecieran las encinas como de golpe para dominar el enebro, aunque luego leyendo informaciones sobre los Arribes parece que debido a las variaciones del clima de estos lugares hay una gran diversidad de vegetación.
ENEBROS
Desde aquí nos acercamos hasta un mirador para ver si había suerte y podíamos ver volar los buitres y otras rapaces habituales de este lugar, pero no tuvimos suerte, los vimos a lo lejos pero no lo suficiente para disfrutar de su vuelo como sí nos pasó el año pasado.
En los alrededores vimos unas edificaciones que llaman chiviteros, casetas para resguardar las crías de las cabras de los depredadores, aunque creo que ahora se usan más como casetas de labranza.
CASETA DE LABRANZA
Hay unas vistas espectaculares del río Duero que fluye entre esas paredes cortadas a pico y el río poderoso formando frontera natural entre España y Portugal para dirigirse lentamente hacia el océano. 
En este microclima hay cultivos propios del mediterráneo como los olivos y los almendros y debido a la inclinación del terreno las fincas están divididas en cortinas y las fincas están en terrazas.
CORTINAS Y EL DUERO
Después de un día primaveral tomamos el camino de regreso a Zamora y en poco más de una hora llegamos a nuestro destino, con la idea de regresar en primavera, si llueve, para hacer rutas de senderismo.
COZCURRITA Y LA RIBERA