LAS ARRIBES DEL DUERO EN SALAMANCA

VILVESTRE DESDE EL CASTILLO

Ayer, aunque comenzó el día lloviendo, cogimos el coche para acercarnos hasta las Arribes del Duero en Salamanca. 
Se sale de Zamora por la carretera de Fermoselle, pero antes de llegar a esta población hay que desviarse hacia la presa de Almendra, que marca el límite entre las dos provincias.
Después de recorrer durante pocos kilómetros la carretera de enlace, giramos a la derecha hacia la localidad de Trabanca (Salamanca) para ir hacia Vitigudino.
Desde Vitigudino tomamos la carretera de Lumbrales, pero la dejamos enseguida para ir a Barruecopardo. Giramos a la derecha y el primer pueblo que encontramos es Guadramiro. Resulta muy llamativa la torre de la iglesia, ya que tiene forma de torre de castillo:

IGLESIA DE GUADRAMIRO

Continuamos viaje, y sin parar de llover, pasamos por Encinasola de los Comendadores, Villasbuenas y Barruecopardo.

AYUNTAMIENTO DE BARRUECO

Este pueblo tuvo su época de riqueza con la explotación de la mina de wolfram en su territorio en plena guerra mundial. Los alemanes lo utilizaban para los blindajes de sus carros de combate y se pagaba por el mineral precios astrónomicos, pero fue una riqueza efímera. Mi padre era un niño, pero recuerda que venían gentes de todos los lugares, dormían en pajares… pero igual que ganaban, lo gastaban. Hoy Barrueco es un pueblo tranquilo dedicado a la agricultura.

BARRUECOPARDO


Cerca de la plaza está el castillo, lugar elevado que domina el pueblo y que en el pasado pudo albergar algún tipo de fortificación.

CRUZ DEL CASTILLO
IGLESIA DE BARRUECO

Dimos un pequeño paseo por el pueblo, pero no lo pudimos disfrutar como queríamos porque la lluvia arreció y nos tuvimos que refugiar. 

BARRUECO

Continuamos recorrido hacia la presa de Saucelle, el pueblo está en un alto en las Arribes del Duero, pero la presa dista unos diez kilómetros de la localidad, la carretera es sinuosa y permite ver unos paisajes espléndidos.
Enfrente tenemos Portugal, con terrenos cultivados de olivos y almendros en fincas aterrazadas.

La carretera pasa por encima de la presa.

RÍO DUERO EN LA PRESA DE SAUCELLE
PRESA DE SAUCELLE
SALTO DE SAUCELLE

Al lado de la presa hay una oficina de turismo; la empleada nos informó de la posibilidad de subir a un mirador portugués, pudiendo ir con el coche y ver unas vistas inimaginables.

MONTE PORTUGUÉS – MIRADOR PENEDO DURAO

La niebla se fue disipando y dejó de llover, por lo que decidimos ir al monte que se adivina entre la nube.
Son unos veinte kilómetros aproximadamente, pero una vez allí quedamos impresionados por el paisaje.

RÍO DUERO Y HUEBRA DESDE EL MIRADOR

Desde allí disfrutamos de unos paisajes increíbles. Al llegar pudimos observar los vuelos de los buitres y una pareja de alimoches; en el lado portugués tenían instalado un comedero. 

BUITRE

 Al cabo de un rato regresamos a España a otro mirador situado en Saucelle, llamado Las Janas. Éste permite ver las Arribes del río Huebra, el río Camaces con una cascada impresionante que recibe el nombre de Cachón. 

CACHÓN DE CAMACES
PUERTO DE LA MOLINERA Y RÍO HUEBRA

Después de comer nos dirigimos a Vilvestre. 
Como casi todos los pueblos de los alrededores está situado en un alto. Subiendo hasta la ermita del Castillo podemos ver los campos con los almendros en flor y el río Duero.

RÍO DUERO DESDE EL CASTILLO DE VILVESTRE
VILVESTRE

Este pueblo realiza todos los años una marcha desde el pueblo hasta el río Duero. Participan muchas personas, nos dijeron que estaban inscritas seiscientas para el día siguiente.

CALLE DE VILVESTRE
IGLESIA DE VILVESTRE

INTERIOR DE LA IGLESIA

Pudimos ver la iglesia parroquial, con un interior muy cuidado, un techo de madera con dibujos geométricos y un retablo digno de ver.
A la salida de la visita volvió a llover y tomamos rumbo a Zamora. En el regreso entramos en Pereña para ver la ermita del Castillo.

ERMITA DEL CASTILLO DE PEREÑA
RÍO DUERO DESDE LA ERMITA DE PEREÑA
FIN DEL DÍA

Nos quedaron muchos lugares que visitar pero comenzó a llover y tuvimos que regresar. Teníamos intención de ir al pozo Airón en Pereña. Siempre nos vamos al Pozo los Humos, pero ya lo hemos visto tres veces y nos aconsejaron visitar el Pozo Airón porque hay la posibilidad de ver caer el agua desde el interior de la cueva, habrá que dejarlo para mejor ocasión.
Desde Zamora hasta Barrueco hay ciento veinte kilómetros y se puede ir y volver en el día, por eso merece la pena hacer el esfuerzo e ir a conocer las Arribes de Salamanca y admirar estos paisajes tan agrestes pero de una belleza especial. 

FOTOS DE LAS ARRIBES DEL DUERO EN SALAMANCA

Anuncios

EL CAMINO DE LA ALDEA

Hoy tenía pensado hacer una entrada sobre las aceñas de Zamora. 
Cogí la cámara de fotos y me fui a visitar las aceñas de Gijón, las de Olivares, las de Cabañales y las de Pinilla. Reuní material fotográfico y posteriormente busqué datos en Internet; entonces me di cuenta que faltaban  las aceñas de los Pisones, así que decidí dejarlo para otro momento, ya que no tenía ninguna foto de este lugar.
Después de comer me acerqué hasta un lugar situado a unos tres kilómetros de Zamora que recibe el nombre de La Aldea. Se coge la carretera de Almaraz de Duero o también llamada la carretera de la cárcel y después de pasar la depuradora se gira a la izquierda por un camino que está indicado.


En un lugar cercano se proyectó la construcción de viviendas y, como no, un campo de golf; finalmente no cuajó y se quedó en nada.

DEHESA ESCOGIDA PARA EL PROYECTO

Nada más iniciado el camino, a nuestra izquierda se encuentran las aceñas de los Pisones.

Ya le dedicaré unas líneas en otra entrada dedicada a las aceñas, pero  comentaré que hay una harinera con ese nombre y en su página web escriben sobre el origen y uso de estas aceñas:
Después de unos días fríos, hoy lucía el sol y la tarde invitaba a disfrutar de un buen paseo.
Todo el contorno estaba lleno de árboles en flor. No es que haya muchos, pero los pocos que hay ya anuncian la primavera. Así que determiné dedicar la entrada a este lugar bastante olvidado y desconocido para muchos zamoranos, yo entre ellos.

Es un lugar solitario, apenas hay viviendas y pocas habitadas. De ellas, algunas son segundas residencias y las que están habitadas de forma permanente son pequeñas granjas.
La que más me llamó la atención, se encuentra en una loma y al verla me recordó, no sé la razón, la casa de “Cumbres borrascosas”.
 El camino discurre paralelo al río. El Duero baja con bastante caudal después de las últimas nevadas; el silencio del lugar y el sonido del río producen un sosiego y una tranquilidad que invitan a seguir caminando.
Después de media hora el camino se bifurca, uno hacia la casa de la loma y otro hacia el río; opté por este último. Me acerqué hasta la orilla. Desde allí se divisa Carrascal: un pueblo – barrio de Zamora. En la otra orilla, unos gansos se bañaban llamando la atención con sus graznidos.
Tomé el camino de regreso, con el propósito de volver en otra ocasión y continuar por el camino que deseché. Merece la pena perderse por estos caminos.


CABO VERDE

ISLAS DE CABO VERDE
En un viaje a África, tuve la oportunidad de ir a unas islas volcánicas muy bonitas y con unos habitantes muy acogedores; me estoy refiriendo a las islas de Cabo Verde, cercanas al continente africano, con un pasado muy convulso ya que fueron conquistadas por los portugueses y utilizadas como base para la trata de esclavos. Su población es una mezcla de esclavos y colonizadores. 

Su lengua es el portugués y su música tiene un cierto parecido con el fado.
CESARIA EVORA – Sodade.


MAYRA ANDRADE – Tunuka.

Tuvieron salinas, que se encuentran en el cráter de un volcán, si te bañas en sus aguas flotas igual que en el mar Muerto.

Una de sus fuentes de riqueza es la pesca. En concreto en esta imagen es la captura de un tiburón.

 Se da la circunstancia de que caboverdianos se asentaron en los años setenta en Burela (Lugo) dedicándose a la pesca en Galicia.
BURELA (LUGO).

También resulta curioso encontrar caboverdianos en la comarca leonesa de La Lacina trabajando en las minas de carbón y plenamente integrados.
LACIANA, OTRA ISLA DE CABO VERDE.

En las islas de Cabo Verde hay una Fundación que se dedica a preservar y cuidar las tortugas. 
En la playa tienen una pequeña cerca en la que están enterrados los huevos y casi todos los días por la tarde acuden y preparan una especie de show con el nacimiento de algunas de ellas, ellos tienen anotados los huevos el posible dia de nacimiento. 

La gente rodea el espacio y puede apadrinar las que quiera, con lo que le ponen su nombre, te dan un diploma y te envían una foto cuando la sueltan al mar-que lo hacen por la noche-.

También venden camisetas y otras cosas.. es la forma de financiarse.

Está curioso.

Para terminar una foto que parece lo que no es; un espejismo:

Y una muestra de la música de estas islas: LA MORNA. El intérprete es ILDO LOBO.

Cristina S. H.

NIEVE, LLUVIA Y FRÍO.

LA LAGUNA DE LOS PECES
Mi anterior entrada sobre Sanabria fue el día 6 de febrero:
Hoy he repetido la ruta pero las condiciones meteorológicas han sido muy diferentes, ya que aquel día parecía que había llegado la primavera pero hoy regresó el invierno; como se dice en Sanabria: “el invierno no se lo come el lobo”.
Al salir de Zamora por la mañana, nada hacía presagiar lo que íbamos a encontrar porque hacía un sol espléndido y así continuó durante todo el viaje, en el camino nos encontramos con tres ciervas, en la recta anterior a Otero de Bodas y con un corzo, a la entrada de Galende.
A medida que subíamos el día fue cambiando y tomando esa tonalidad propia de Sanabria y que nos resulta familiar, nubes oscuras y la temperatura descendiendo, al salir de Zamora teníamos 10º y en la laguna de Peces 2º.

 El aparcamiento estaba a rebosar, casi no cabían los coches y todo el contorno lleno de gente disfrutando de la nieve y del intenso frío.

Al poco rato comenzó a bajar tanto la niebla que ya no se veían las montañas cercanas; además comenzó a caer aguanieve con bastante fuerza. 
Ante esta situación, nos subimos en el coche y tomamos el camino de vuelta para ir hasta el lago de Sanabria y darnos una vuelta a pie por los alrededores.



Hicimos una parada obligada en San Martín de Castañeda.


Nos acercamos a la playa de los enanos, nos bajamos del coche e hicimos unas fotos, pero comenzó a llover y nos tuvimos que refugiar porque la lluvia arreciaba.

 Desde aquí decidimos ir hasta la playa grande y sin salir del coche ver como llovía; nos encontramos otra vez con el catamarán, que ya sin navegar es la nueva atracción, porque a pesar de que llovía con mucha intensidad, había gente haciéndose fotos.


Finalmente, para terminar el recorrido fuimos al poblado de Moncabril para ver el río Segundera, no bajaba mucha agua, pero si sigue lloviendo y se deshace la nieve será interesante verlo.

 Después del frío, la lluvia y la nieve, que mejor que rematarlo a la manera tradicional: con un buen fuego y una buena comida.

 Reconozco que este día me pareció más propio de Sanabria que en la anterior visita, que también se disfruta de estas situaciones y más cuando se piensa que en esto reside la belleza de Sanabria.
Dedicado a mi hermana y mi cuñado.
Feliz domingo.

BOSQUE DE VALORIO

El pasado domingo salí a dar un paseo por los altos del bosque de Valorio. El día amaneció con algo de niebla que a medida que pasaba el tiempo fue desapareciendo.

 En esta zona los árboles que predominan son los pinos, hay gran cantidad de senderos que son utilizados con frecuencia por los habitantes del cercano barrio de San José Obrero.

El bosque de Valorio es el pulmón de Zamora, un lugar donde los zamoranos disfrutamos paseando entre los árboles, donde los niños pueden jugar sin problemas, merendar, reunirse los amigos, hacer deporte…

A lo largo de la historia ha sufrido obras, talas, el ferrocarril le restó terreno y, según parece, también lo hará el AVE, aunque también se ha repoblado en el pasado, la carretera que lo cruzaba se ha convertido en un carril bici y se ha cerrado el paso a los coches.

 Dos romerías tienen relación con el bosque; el Cristo de Valderrey y la Virgen de la Hiniesta. Esta romería nace de una leyenda cuyo protagonista es el rey Sancho IV de Castilla.
INFORMACIÓN SOBRE EL CRISTO DE VALDERREY 
LEYENDA DE LA VIRGEN DE LA HINIESTA

Esta fuente es una construcción que ha aguantado el paso de los años y que todavía sigue observando el paso de los zamoranos al interior del bosque. Es del siglo XIX y recibe el nombre de la fuente del león.

 El arroyo viene desde la Hiniesta, pasa al lado de la ermita del Cristo de Valderrey para después de cruzar el bosque acabar su andadura en el río Duero.


En mi infancia se contaba que cerca de la fuente vivía una culebra que le bebía a un pastor la leche que ordeñaba de sus ovejas, el pastor lo sabía y se lo permitía, entablándose una cierta convivencia entre ambos. El pastor creció y tuvo que marchar a la guerra, la culebra, ante la ausencia del pastor, comenzó a atacar a las personas que se acercaban por estos lugares. El pastor regresó y al enterarse de estos sucesos decidió capturarla, se acercó al sitio donde vivía la serpiente pero ésta no lo reconoció porque había cambiado su aspecto y lo mató, entonces los vecinos de Zamora se organizaron y la mataron. Otra versión decía que el pastor para cogerla colocó un espejo y un cuenco de leche, la serpiente se acercó a beber la leche y al verse reflejada se atacó a sí misma, lo que aprovechó el joven para matarla. En atrio de la ermita del Carmen, cercana a la plaza de Alemania, se ha puesto una enorme reconstrucción disecada de la supuesta sierpe.

El bosque de Valorio tiene 80 hectáreas, pero lo importante no es su tamaño, sino que forma parte de la vida de los zamoranos, es un símbolo de la ciudad. 

DEL CASTILLO DE ZAMORA Y BALTASAR LOBO

Siguiendo el hilo de la entrada anterior, DE PORTILLO DE LA TRAICIÓN A PUERTA DE LA LEALTAD,

PORTILLO DE LA TRAICIÓN

Una vez que hemos entrado por el Portillo de la Traición nos encontramos con la iglesia de San Isidoro y el parque del Castillo, franqueamos las verjas y nos acercamos a la entrada del Castillo.

IGLESIA DE SAN ISIDORO
ENTRADA DEL CASTILLO


No está claro cuando fue construido, se cree que fue alrededor del siglo XI, si bien apenas quedan restos de esta época.

Para más información:

Hasta hace pocos años en su interior se impartían enseñanzas artísticas, el Bachillerato de Artes así como la Escuela de Arte y Diseño, después ha sufrido una gran transformación con la intención de convertirlo en un museo del escultor zamorano Baltasar Lobo, desgraciadamente se ha quedado en un intento porque según está no puede ser museo, hay esculturas repartidas por el recinto:

pero el museo se encuentra en la Casa de los Gigantes.

LA CASA DE LOS GIGANTES


INFORMACIÓN SOBRE EL MUSEO DE BALTASAR LOBO Y LA CASA DE LOS GIGANTES
Cuando se terminó de arreglar el Castillo y se abrieron sus puertas todos los zamoranos estábamos expectantes ante lo que nos íbamos a encontrar; como suele suceder en estos casos, unos consideraron adecuada la intervención,

  otros creen que parece que el Castillo ha sufrido un bombardeo. 

APERTURA DEL CASTILLO DESPUÉS DE LA RESTAURACIÓN 
Lo que todos estamos de acuerdo es que la posibilidad de subir a las almenas y a la torre del homenaje permite observar la Catedral y los alrededores desde otra perspectiva y disfrutar de las vistas de la ciudad y sus campos cercanos.

IGLESIA DE SANTIAGO DE LOS CABALLEROS – Según la tradición aquí juró el Cid como caballero.

Ahora bien, no debemos perder la perspectiva; el proyecto del castillo, además de su recuperación y restauración, era para convertirse en Museo de Baltasar Lobo, algo que no ha sucedido porque no hay cubierta ni tejado en el Castillo para albergar las obras del escultor, por este motivo se pagará al Cabildo Catedralicio la cantidad de 426.000 € durante cinco años en concepto de arriendo de la Casa de los Gigantes, a razón de 8.200 € al mes. ¿Y después qué solución se dará a esto? ¿Dónde se ubicarán las obras y objetos del escultor? Como decía alguno, si Baltasar Lobo viera como se está gestionando su legado, puede que revocara el deseo de la familia de tenerlo en Zamora.
ARRENDAMIENTO DE LA CASA DE LOS GIGANTES 

Finalmente, terminar como empecé la entrada, después de tantos vaivenes con el legado del escultor Baltasar Lobo, las obras del castillo y la Casa de los Gigantes, quizás haya más de traición que de lealtad respecto a este asunto.
Eso no quita para visitar y admirar todo el contorno; tanto ayer como hoy  pude comprobar que atrae a bastantes visitantes, a pesar de la lluvia.
BIOGRAFÍA DE BALTASAR LOBO.  

OBRAS DE BALTASAR LOBO:
La primera está ubicada en la plaza de Zorrilla, las tres siguientes están en el Parque del Castillo.




DE PORTILLO DE LA TRAICIÓN A PUERTA DE LA LEALTAD

De entre todos los romances relacionados con Zamora hay uno conocido por todos los zamoranos, incluso muchos de ellos recitan fragmentos de dicho romance. Me estoy refiriendo al conocido romance de “El Cerco de Zamora”.
En él se narra el cerco de Zamora por el rey Sancho II, el rey ve como no puede conquistar la ciudad después de siete meses de asedio y el invierno cada vez más cerca, pero en el interior se sufre ante el problema que supone una situación de este tipo. En ese momento sale de la ciudad un caballero llamado Bellido Dolfos, ante lo cual el alcalde de la ciudad Arias Gonzalo grita desde las almenas lo siguiente:

Palacio de Arias Gonzalo o Casa del Cid

Rey Don Sancho, rey Don Sancho,
no digas que no te aviso,
que el cerco de Zamora
un traidor había salido:
Bellido D’Olfos se llama,
hijo de D’Olfos Bellido,
a quien él mismo matara
y después echó en el río.

Si te engaña, rey Don Sancho,
no digas que no lo digo.-
Es conocido que Bellido Dolfos embauca al rey con la idea de que conoce un lugar poco vigilado en la muralla lo que haría que pudiera ser tomada la ciudad de Zamora con cierta facilidad. Para ello, le convence para ir ellos dos solos y sucede lo siguiente:
Iglesia de Santiago de los Caballeros
Otro día de mañana
cabalgan Sancho y Bellido,
el buen Rey en su caballo
y Bellido en su rocino:
juntos van a ver la cerca, 
solos a ver el postigo.
Desque el Rey lo ha rodeado
saliérase cabe el río,
do se hubo de apear
por necesidad que ha habido.
Encomendóle un venablo
a ese malo de Bellido:
dorado era y pequeño,
qu’ el Rey lo traía consigo;
arrojóselo el traidor,
malamente lo ha ferido;
pasóle por las espaldas,
con la tierra lo ha cosido:
vuelve riendas al caballo
a más correr al postigo.

La causa de la corrida
le pregunta don Rodrigo
el cual dicen a Vivar;
el malo no ha respondido.

El Cid apriesa cabalga,
sin espuelas le ha seguido:
nunca le pudo alcanzar,
que en la ciudad se ha metido.

Portillo de la Traición
Que le metan en prisión
Doña Urraca ha proveído,
guardándole Arias Gonzalo
para cuando sea pedido.
Sillón de doña Urraca
Como suplicio a su traición se cuenta como fue ajusticiado:
Condénanle al castigo merecido:
atan a cuatro colas de caballos
los cuatro cuartos de su cuerpo infame
para que divididos y furiosos
le hagan cuatro piezas, dando ejemplo
a los demás vasallos.
(Por Guillen de Castro, siglo XVII).
Hay un postigo en la ciudad de Zamoara que siempre se le llamó el Portillo de la Traición, pero el ayuntamiento de la ciudad ha decidido revisar la historia o más bien la tradición y el romance para cambiarle el nombre.

Nueva placa explicativa.


 En el siguiente enlace está la explicación de este cambio de denominación: