Archivo de la categoría: Zamora

ESTAMPAS OTOÑALES

Para ver las fotos con mayor detalle, pinchad en ellas.

Anuncios

DESFILE DE CARROS ENGALANADOS

P1210687

Como es tradicional, se ha celebrado la fiesta de la vendimia en Toro con diversas actividades relacionadas con el vino.

Como colofón, el domingo se celebró el desfile de carros engalanados, acompañados con la música tradicional y mostrando los diferentes productos agrícolas.

Esta fiesta está declarada como de Interés Turístico Regional desde al año 2003, lo que ocasiona que la ciudad se llene de gente, disfrutando de todo lo que Toro ofrece, desde gastronomía hasta visitas a los monumentos más significativos.

LA FIESTA DE LA VENDIMIA

 

 

 

CEREZAL DE SANABRIA 2017

 

IGLESIA DE CEREZAL

Este año estuvimos en la fiesta de Cerezal de Sanabria, y me insistieron que publicara fotos del pueblo, que les gusta mucho verlo en internet, sobre todo a los que están lejos y sienten añoranza de su pueblo.

He reunido varias de este año y de años anteriores, y las he recopilado en un vídeo:

 

La celebración de la fiesta sirve al menos para reunir a las familias y compartir unos momentos de convivencia y aunque solo sea por un día el pueblo respira alegría. Aunque es justo decirlo, en verano, como tantos pueblos de Sanabria, las casas se abren y se oye correr y gritar a los niños, las gentes se cuentan sus avatares y disfrutan del clima fresco y agradable de Cerezal, más si es a la orilla del río Negro dándose un chapuzón,  y eso que meterse en estas  frías aguas es toda una hazaña.

El verano pasará y el pueblo se irá quedando con sus habitantes de siempre, pero habrá una nueva fiesta y un nuevo verano que conseguirán juntar y dar vida, aunque sea por poco tiempo, a un Cerezal de Sanabria olvidado y desconocido para mucha gente, pero siempre recordado por aquellos que lo han conocido.

En esta foto están tres mujeres, tres generaciones de Cerezal, aunque solo una de ellas reside en el pueblo.

TRES GENERACIONES

Nos vemos en Cerezal de Sanabria.

REGRESO

ROSA

Hace bastante tiempo me fui para el pueblo y, como decía una amiga mía, parece que me hubiera ido a Nairobi porque no he publicado nada en ninguna red social de las que soy asiduo, ha sido una cura de silencio, de descubrir y recuperar lo más cercano, charlar con las personas que pasan por la puerta o con aquellas que encuentro en cualquier lugar; sin prisas. Hablar cara a cara, con amigos, con vecinos y hasta con desconocidos. Respirar el silencio, el bosque, el sol, el aire de la sierra…

He regresado a la ciudad, al día a día, a vivir de otra manera. Recuperando la relación con otros amigos, cercanos y distantes, porque eso es lo enriquece, la relación con los demás.

 

LAS CASCADAS DE LAS AGUAS CERNIDAS.

fullsizeoutput_3e1c
CASCADA DE LAS AGUAS CERNIDAS

Iniciamos la ruta en Terroso de Sanabria, en la plaza del pueblo. En este lugar hay un rodillo que se debía de usar para compactar las carreteras.

1
PLAZA DE TERROSO DE SANABRIA

Preguntamos a unos vecinos que amablemente nos indicaron por donde salir y nos informaron sobre la ruta.

Salimos del pueblo y a los pocos metros encontramos este cartel con las indicaciones básicas.

2

Visto el cartel cruzamos el puente sobre la autovía y comenzamos la ruta. A pocos metros hay un desvío que corresponde al camino de Santiago, lo dejamos a la izquierda y seguimos la marcha.

Resultó curioso que en unos castaños cercanos pudimos ver un corzo o corza que se escondió rápidamente en el bosque.

3

El camino es ancho, vamos entre un bosque de robles y en ocasiones salpicado por vegetación que corresponde con arroyos, caños y regatos que vamos encontrando.

No hay indicaciones del camino, salvo los pequeños montones de piedras que han dejado anteriores excursionistas y que ayudan bastante, y algunas marcas de madera con una chapa indicando con la flecha la dirección.

4

Lo que sí nos acompaña casi todo el recorrido es el murmullo del agua de arroyos cercanos, habrá veces que los tengamos que cruzar, pero en esta ocasión no había ningún problema.

Llegamos a un punto que después de cruzar un pequeño puente nos encontramos con arroyo que ya nos va a acompañar hasta el valle de las cascadas.

4

Cerca de nuestro destino el camino o más bien la senda desaparece y la volvemos a encontrar, la vegetación de piropos, escobas y matorral dificultan la marcha, pero a pesar de las pequeñas dificultades, aparecemos al fin en un circo glaciar.

5

Un paraje rodeado de montañas y con la música constante del agua que nos lleva a localizar las cascadas a nuestra izquierda.

fullsizeoutput_3e1a

El paisaje es imponente con unas paredes verticales que rodean el lugar.

fullsizeoutput_3e1e

Y las aguas de un arroyo llamado El Carril o el Cabril, que caen desde las alturas en diferentes cascadas que la vegetación no permite ver o nosotros no supimos buscar el lugar más adecuado para disfrutar de la vista de todas las cascadas.

fullsizeoutput_3e2c

Después de descansar tomamos el camino de regreso. Enseguida tomamos la senda y ya no la volvimos a perder, salvo más adelante en un cruce de caminos que nos equivocamos pero rectificamos y llegamos a nuestro punto de destino: Terroso.

Entre los helechos.

No es una caminata dura, pero son unos 14 kilómetros aproximadamente, sumando la ida y la vuelta. Tardamos unas tres horas y la pendiente no es muy grande, así que se puede caminar a buen ritmo.

Ruta recomendable, en especial en primavera si ha habido lluvias abundantes, sino imagino que apenas si se podrán ven las cascadas.

REPETIREMOS.

Hay una página que me sirvió de gran ayuda y además me parece bastante fiel en cuanto a las indicaciones y las características de la ruta. La pongo a continuación:

Cascadas de las Aguas Cernidas.

RUTA A LA LAGUNA DE SOTILLO.

LA LAGUNA DE SOTILLO
LA LAGUNA DE SOTILLO

Para conocer esta laguna, según parece la más grande de Sanabria, la ruta más habitual pasa por la cascada y después tomar una senda que lleva a la laguna.

1

En esta ocasión hemos tomado otra dirección, hemos ido a la laguna por el camino que sale desde la plaza hacia arriba. Está señalizado.

2

El día anterior habían caído unas tormentas muy potentes y comenzamos a caminar pensando que nos podía caer algún chubasco, el cielo estaba gris y el ambiente estaba cargado de humedad.

Al poco de comenzar a caminar nos encontramos con una poza que rezumaba agua.

3

Precisamente por las lluvias caídas había agua por todos los lados y las plantas lucían sus mejores colores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al poco tiempo nos hemos encontrado con una panorámica de las cascadas de Sotillo que nos da una idea del tamaño y el recorrido que hace el agua.

11

12

Después de hacer unas fotos continuamos nuestro recorrido. A medida que avanzábamos en el camino nos íbamos encontrando con más agua y la vegetación más variada. Pasamos de robles y escobas a serbales de los cazadores, acebos, abedules, helechos… vegetación que necesita y se da en lugares con abundante agua.

20

El último tramo se iba complicando. Había escobas caídas que nos obligaba a pasar por debajo de ellas, sin contar con las ocasiones que tapaban la senda y nos hacía dudar cuál era el camino a seguir. Veíamos las paredes rocosas que contienen la laguna pero el camino nos desviaba a la izquierda. Por fin después de de mucho esfuerzo atisbamos la llegada a la laguna, flanqueado el sendero por retamas, brezo y escobas.

28

29

Aparecemos al principio de la laguna, y admiramos el paisaje lleno de color que nos envuelve. La primavera está en plena ebullición.

Después de comer y descansar, iniciamos el regreso. En vez de volver por el mismo recorrido nos dirigimos en dirección a Ribadelago. Eso nos hace recorrer toda la laguna y salir por el lado contrario.

37

38

Ahora se camina más rápido porque no tenemos que subir, sino que vamos por la parte superior de la montaña, lo que nos permite admirar el paisaje y al poco tiempo volver a distinguir en la distancia las cascadas de Sotillo.

40

En esta ruta hay está la fuente de los Gallegos, un manantial debidamente señalizado que es importante conocer por si necesitamos agua.

43

Unos metros más adelante podemos ver Ribadelago, el cañón del Tera, el lago de Sanabria, la laguna de Carros, el monte Bubela… En fin, que nos paramos a tirar más y más fotos y admirar lo que hay ante nuestros ojos.

EL LAGO DE SANABRIA Y LA LAGUNA DE CARROS
EL LAGO DE SANABRIA Y LA LAGUNA DE CARROS
Cytisus scoparius.
ESCOBA DE FLOR AMARILLA

Iniciamos el descenso y en vez de ir hacia Ribadelago giramos a la izquierda hacia la laguna de Carros.

51

Dejamos atrás la laguna de Carros y nos encaminamos en dirección al camino que nos llevará a Sotillo. Este camino sale a la derecha del que llevamos y está señalizado con las flechas propias de “los caminos tradicionales”. Ahora se convierte en un sendero entre escobas que nos hace retroceder para tomar una gran curva para más tarde llevarnos a un mirador.

53

Todavía nos queda un rato antes de llegar a nuestro destino: Sotillo de Sanabria.

Salimos a las 11 y cuarto de la mañana y hemos vuelto a las 5 y cuarto de la tarde. Nos hemos dado una buena caminata por la sierra y aunque cansados hemos acabado contentos, ha sido disfrutar de la naturaleza y disfrutar de Sanabria.

54

Respetarás tu parto

Artículo interesante sobre el parto.

primumnonnocere75

Muchas veces tuve ganas de llorar agarrándole la mano a una paciente. Pero nunca antes había tenido ganas de llorar de rabia y de impotencia en esa situación.

Hoy llegó a mi guardia una madre con su hijo muerto. Había decidido tener el parto en su domicilio, aunque era su primer bebé y estaba en podálica (de cola). De familia acomodada e instruída, todos habían intentado disuadirla, sin éxito.

Las delincuentes que aceptaron llevar a cabo el trabajo de parto en el domicilio, al verse desbordadas por la situación llamaron al SAME. Y una ambulancia la fue a buscar, cuando ya no había más nada que hacer. Ni siquiera le hicieron el alumbramiento (salida de la placenta), el cual llevamos a cabo acá, en sala de partos, en condiciones de antisepsia,  con suero, medicación e instrumental quirúrgico.

Todos los que nos dedicamos al noble arte de curar, queremos que las…

Ver la entrada original 273 palabras más