OTOÑO EN EL ARROYO DE LOS TEJOS

El sábado pasado decidimos acercarnos hasta el Arroyo de los Tejos para ver los colores del otoño porque hay gran diversidad de árboles: serbales, abedules, alisos, sauces, fresnos… y por supuesto, los tejos.
Hicimos esta ruta el verano de 2011:
RUTA ARROYO DE TEJOS 

El día comenzó nublado y con mal aspecto en la sierra. Al llegar arriba al Pico del Fraile tuvimos que cambiar la manga corta por la larga porque soplaba un viento bastante fresco.

La primera imagen es una muestra de lo que encontraríamos más abajo.

 En este entorno los tejos pasan a un segundo plano y ganan en protagonismo otros árboles que en otras estaciones hacen un papel secundario, excepto los serbales que proliferan por doquier.

Algunos de ellos todavía conservan sus hojas verdes pero otros ya las tienen amarillas, pero eso sí, cargados de frutos.

Comimos los bocadillos lo más deprisa posible porque comenzó a bajar la temperatura y el cielo amenazaba lluvia, aunque luego se quedó en eso, en un aviso. 

Antes de marcharnos eché una última mirada a los árboles que dan nombre a un arroyo que en estos momentos está seco por completo.


Los tejos de este lugar están repartidos por todo el valle entre los serbales, acompañados de los acebos o de los abedules; excepto algunos que han alcanzado gran altura, el resto son jóvenes; es posible que hayan rebrotado después de algún incendio porque hay restos de matorral quemado del que solo queda el esqueleto, de ahí que los ejemplares sean tan pequeños porque son árboles de crecimiento bastante lento.

Después de un buen paseo iniciamos la bajada hacia el poblado de Moncabril, disfrutando de unas vistas espectaculares del lago. En esta ocasión bajamos por el plano inclinado, observamos a la subida que lo habían limpiado,  en vez de hacerlo por el camino, ya que éste va dando muchas vueltas y está lleno de piedras que hacen que la bajada se convierta en un suplicio, aunque no sea tarea nada sencilla caminar por el plano, pero lo hacemos con paciencia y con mucho cuidado.
PLANO INCLINADO.

Anuncios

41 pensamientos en “OTOÑO EN EL ARROYO DE LOS TEJOS”

  1. Una gozada, como siempre, conocer estos sitios de la mano de alguien que, es palpable, disfruta muchísimo con estas escapaditas. Por cierto, lo del plano inclinado es fantástico. Ya me gustaría a mí haber probado esa vía… ;-)Un abrazo y buena semana.

    Me gusta

  2. No sabía que se les llamara así, aunque mostajo me suena de haberlo leído en algún lugar. En Sanabria le dan un nombre que seguramente lo escriba mal: escanfreixo. Lo he buscado en san google lo he encontrado, lo he escrito bien aunque parezca mentira.Gracias por tu visita.Un abrazo.

    Me gusta

  3. Impone bajar porque hay tramos que parece que te vas al precipicio por la inclinación que tiene, aunque ya comentábamos que no sería mala idea instalar un funicular o algo parecido para subir a la sierra. Un alcalde lo intentó pero no cuajó la idea.Un abrazo.

    Me gusta

  4. Es lo mejor del otoño, esa gama de colores con las que se cubren los árboles. Preciosas fotografías, Valverde.Siempre he sentido curiosidad por ese bello árbol, el tejo, con hojas completamente venenosas o tóxicas como medida de defensa propia. Curioso…Un abrazo.

    Me gusta

  5. Me pasa lo que a Alma pero elevado a la enésima potencia. Soy incapaz de distinguir esos árboles entre sí. Puede que por eso me haya gustado tanto tu entrada. Y por las fotos también. Por aquí reconozco el algarrobo, el almendro, el pino carrasco, el piñonero, de Alepo, y claro algunos frutales. Un abrazo.

    Me gusta

  6. Los tejos son árboles que he descubierto en Sanabria y me dan la sensación de ser los ancianos de los bosques porque son muy longevos, de crecimiento lento y de ramas retorcidas y nudosas. No sucede con los ejemplares de esta zona porque creo que en algún momento debieron de quemarse y han vuelto a salir, pero en el bosque del Tejedelo de Requejo hay algunos milenarios. Creo que todo es venenoso salvo la envoltura del fruto, se dice que llegó a usarse como abortivo.Un abrazo.

    Me gusta

  7. Hace años distinguía la encina, los negrillos, los chopos y pocos más, pero al llegar a Sanabria me empezaron a interesar los árboles, sus variedades, por eso disfruto tanto en un entorno como éste, con diversidad de vegetación según el lugar por donde camines.Un abrazo.

    Me gusta

  8. En un barranco de mi pueblo hay dos tejos incrustados en la roca sobre una empinada ladera. El paisaje calizo es fantástico y, los pobres tejos de los que desconozco la edad, no creo que puedan hacerse mucho mas grandes. Me gustan muchísimo los árboles que mencionas, todos, aunque siempre parece que uno se decanta, en este caso, lo hago por los tejos y los acebos…me gustan barbaridad.La ruta es fascinante y, menuda conjunción de colores y formas las de los árboles.Saludos.

    Me gusta

  9. Que delícia passar pelo outono de sua terra… pude sentir o frescor de uma estação tão bonita e sensível, entre cores e formas tão fascinantes!Um prazer estar aqui no seu espaço natural.Beijo carinhoso.

    Me gusta

  10. Me gustan todos los árboles, pero, como bien dices, tengo mis preferidos que son: el tejo, el acebo, tengo uno pequeño en una maceta, y el serbal. Los tejos me producen una sensación especial, sus troncos retorcidos, parece que están con arrugas, de hecho crecen muy despacio y duran muchos años.Un abrazo.

    Me gusta

  11. Los tejos están preciosos, Aquí todavía falta para ver ese colorido. Pronto tendremos otra vez el regalo que nos ofrece cada año el otoño.El lago está espectacular!!Buen fin de semana.Un beso.

    Me gusta

  12. Qué precioso espectáculo de colores otoñales nos traes!Lo del plano inclinado me ha dejado anonadada… ¿Qué hay debajo? ¿Es macizo o está sobre vigas…? (No sé si sería capaz de bajar por ahí, debe impresionar mucho la primera vez.)Un abrazo.

    Me gusta

  13. El plano inclinado es una estructura de hormigón, sobre ella subían y bajaban las vagonetas con el material para las obras en la sierra. Es un suelo macizo, menos en la zona del puente. Impresiona bajar la primera vez pero después se acostumbra uno; te lo digo yo que tengo problemas de vértigo, pero que al final he conseguido vencer el miedo.Gracias, Transi, por tu visita.Un abrazo.

    Me gusta

  14. El otoño es intrínsecamente meláncolico para el ser humano, pero una fiesta de colores para la naturaleza. Y sólo hay que ver las fotos de tu tierra para verlo. En Béjar está viniendo con mayor lentitud. Todavía tendremos que esperar un poco. Saludos

    Me gusta

  15. Como siempre un maravilloso reportaje fotográfico con esos hermosos colores que el otoño pinta en la naturaleza. Yo desde luego no esto¡y para bajar por estos sitios. Averiada de todo:-)Un abrazo

    Me gusta

Si lo deseas, deja un breve comentario, lo agradeceré.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s