CARLOS II, UN REY DÉBIL

Hoy, día 6 de noviembre, se cumplen 350 años de mi nacimiento, así que he decidido echar una mirada al tratamiento que le dan a mi reinado en los textos escolares. Ya sé que no dejé buen recuerdo porque conmigo acabó la dinastía de los Austrias y me pusieron el sobrenombre de “El hechizado”, pero tengo curiosidad por saber qué se dice de mí.
 
El primer encuentro con la historia de España en la escuela se produce en 5º de Educación Primaria, pero es en 6º donde aparecemos los reyes del siglo XVII: mi abuelo Felipe III, mi padre Felipe IV y yo, Carlos II.
 
Es cierto que no se pueden dar muchos detalles del reinado de cada monarca porque es un conocimiento esquemático pero a mí sólo me dedican una línea para decir:
 
“Carlos II murió en el año 1700 sin dejar sucesor”.
 
Más tarde se habla de los candidatos al trono y de la guerra de Sucesión y se acabó, ni un renglón más.
 
No quedando conforme con mi poca presencia en un texto escolar, busqué para ver si había alguna mención y encontré una propuesta de comentario de texto histórico, con preguntas relacionadas con este fragmento, donde se decía lo siguiente:
 
” A la edad de nueve años todavía no podía leer ni escribir y, ya cumplidos los veinticinco, había gente que no dudaba en afirmar que su cuerpo era tan débil como su mente. Por un lado, un rey débil invitaba a las disputas entre sus ministros. En segundo lugar, su mala salud y su incapacidad para dejar un heredero constituyeron una fuente de continuos conflictos en torno a la sucesión”.
Manual de Historia de España (1991)
A. Simón Tarrés, Adaptación.
 
Como podéis ver salgo muy malparado, pero tiene razón, claro que era débil, claro que tenía raquitismo, según dicen los médicos actuales, por falta de vitamina D, si salía al aire libre corría el riesgo de acatarrarme y en el interior debían taparme las piernas para entrar en calor; si tenía que permanecer de pie, tenían que sujetarme o me tenía que apoyar en algún lado.
 
Pero esto no es nada comparado con lo que dijo de mí el embajador francés en una carta dirigida a su rey Luis XIV, cuando le informa diciendo:
 
” El príncipe parece ser extremadamente débil. Tiene en las dos mejillas, una erupción de carácter herpético. La cabeza está enteramente cubierta de costras, desde hace dos o tres semanas se le ha formado debajo del oído derecho una especie de canal de desagüe, que supura. No pudimos ver esto, pero nos hemos enterado por otro conducto. El gorrito, hábilmente dispuesto a tal fin, no dejaba ver esta parte del rostro”.
 
Tuve una infancia con muchos problemas, me amamantaron muchas amas de cría, ni sé cuántas, como tenía prognatismo facial no podía mamar con facilidad. Me destetaron a los cuatro años y a los tres aún no se me habían soldado los huesos del cráneo.
 
Podría seguir y sería una enumeración larga de enfermedades: sarampión, varicela, rubéola, así como frecuentes ataques epilépticos que me duraron hasta el final de mi vida.
 
 
De textos de Educación Primaria salto a un libro a un libro de bachillerato donde la información es más amplia, pero incompleta, dicen lo siguiente:
 
” La dinastía concluyó con el reinado de Carlos II (1.665-1.700), un monarca enfermizo y débil, aquejado de problemas de salud, hasta el punto de haber recibido el sobrenombre de “El hechizado”, y que murió sin descendencia. En su largo y complicado reinado se sucedieron los validos. Primero, mientras era menor de edad, recibió los poderes el confesor de la reina madre Mariana de Austria, que ejercía de regente, el padre jesuita Nithard, de origen alemán. Concitó tal oposición que hubo de ser sustituido, siguiéndole en la privanza un plebeyo, Francisco de Valenzuela. A éste le sucedió el hijo bastardo del anterior rey Felipe IV, Juan José de Austria”.
 
Es curioso que un texto de bachillerato se dice que gobernaron los validos, cuando los mencionados lo fueron durante la regencia de mi madre. Posteriormente, al llegar a los catorce años me llegó el momento de reinar y entonces más que elegir yo a los validos me los impusieron; mi hermanastro Juan José de Austria, el pobre murió oportunamente cuando estaba perdiendo apoyo popular debido entre otras causas a unos años de malas cosechas y la pérdida del Franco Condado.
 
Más tarde, fue nombrado el duque de Medinaceli; el conde de Oropesa, que intentó enderezar el rumbo de España y comenzó a aplicar reformar que serían precursoras de las que llevaron a cabo los Borbones franceses, mis sucesores en el trono; por último, el cardenal Fernández de Portocarrero.
 
He dejado para el final el manual que más espacio me dedica, resulta ser un libro de 2º de Secundaria y en él se dice:
 
” Cuando comenzó a reinar Carlos II (1665-1700) España había perdido el papel de gran potencia europea. Su participación como aliado de Francia en las guerras de Luis XIV acabó siempre con pérdidas territoriales, que hicieron disminuir lentamente sus posesiones europeas.
Pero esta decadencia no se correspondió con un declive económico. Al contrario, a partir de 1680 se observan en España claros síntomas de recuperación: las llegadas de metal precioso americano se incrementaron y cesaron las perniciosas devaluaciones monetarias. Esta recuperación fue especialmente visible en Valencia y Cataluña.
A finales de la década de 1690 estaba claro que el rey de España iba a morir sin sucesión. Entre los candidatos con más derechos a la Corona de España….”
 
Por fin hay algo bueno en mi reinado, no todo fueron epidemias, guerras o validos incompetentes; España mejoró y así hubiera seguido si Francia, con Luis XIV, no hubiera estado en plena expansión y dando bocado a nuestras posesiones. Previendo mi muerte sin sucesor comenzarán las potencias europeas a tomar posiciones para repartirse los últimos territorios que nos quedaban en Europa, por un problema que un rey no debe tener: SER ESTÉRIL.
 
 
 
Fui un rey débil, con enfermedades y con falto de voluntad pero si hubiera engendrado un sucesor todo se habría minimizado porque hubiera continuado la dinastía de los Habsburgo; pero no pudo ser, había demasiados matrimonios con mujeres de la misma familia; mi padre, Felipe IV, se casó con una sobrina, mi madre, la reina Mariana de Austria; demasiada consanguinidad.
 
No quisiera terminar sin dejar de rogar que no me juzguéis con severidad. No fui capaz de reinar y otras personas lo hicieron por mí; no es nada nuevo, otros lo hicieron antes; el resultado no hubiera sido tan decepcionante si no hubiera habido después una guerra civil e internacional. España, a mi muerte, seguía teniendo posesiones en Europa, las colonias americanas y las islas Filipinas.
 
En este alegato hay muchas informaciones descritas por los historiadores de manera más detallada, pero desearía que en los libros de texto no se me despachara con una línea como si hubiera reinado un año, cuando lo hice hasta los 39. Respetad mi memoria no cargando las tintas en mis debilidades,  a todos nos gusta ser reconocidos y dejar buen recuerdo en la historia.
 
Os dejo con el informe de la autopsia, donde se puede comprobar que cuando dejé este mundo terrenal ya no me quedaba nada, acabé consumido por completo:
 
“… apareció el corazón muy pequeño, del tamaño de un grano de pimienta, los pulmones corroídos, los intestinos putrefactos y gangrenosos, en el riñón tres grandes cálculos, un solo testículo, negro como el carbón y la cabeza llena de agua”.
 
Carlos II, rey de España.

POSTDATA
Esta entrada ha sido posible gracias a la iniciativa de CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX del blog REINADO DE CARLOS II  para conmemorar el 350 aniversario del nacimiento de Carlos II.  No pensaba participar porque es un tema ajeno a mi blog pero soy gran aficionado a la historia y coincidió que en la escuela estábamos trabajando esta época. Me vi inmerso en búsqueda de información sobre este rey y me ha sorprendido comprobarr que desconocemos muchos aspectos de la historia porque nos quedamos con cuatro ideas resumidas y así nos forjamos una imagen de las épocas y de los reyes que no se ajustan a la realidad. Agradezco a Carolvs esta idea porque me ha permitido conocer un poco más al rey Carlos II. Por ello, os invito a visitar el blog de Carolvus para conocer en profundidad el reinado de Carlos II.
Valverde de Lucerna.
 
 
 
 
 
Anuncios

44 comentarios en “CARLOS II, UN REY DÉBIL

  1. Además de las taras físicas por causas genéticas, hoy, en nuestro sistema educativo, sería un alumno con necesidades educativas especiales al que habría que hacerle una adaptación curricular significativa.Un saludo.

    Me gusta

  2. Los dirigentes que han pasado desde 1.700 hasta nuestros días siempre se han avergonzado de este rey, por ello que han conseguido que nuestros hijos sólo sepan dos líneas de todo lo que pasó en su reinado.Y no te digo nada de lo ocurrido en las Américas, pa qué….Un abrazo y excelente entrada.

    Me gusta

  3. Me ha gustado mucho esta entrada, Valverde, siendo este un espacio donde he entrado poco y que conozco a través, precisamente, del bolg de Carolus II. Es cierto que nuestra historiografía ha tratado mal (y en muchos casos no lo han tratado) este reinado y este rey, incluso en secundaria y bachillerato, apenas se dice nada de él y sí de la Guerra de Sucesión y las consecuencias de estas.¿Fue un mal rey? Yo diría un incapaz, una persona inapropiada para dirigir, no lo olvidemos, una gran potencia europea (tuvo muchas más posesiones que sus sucesores Borbones), pero también hubo muchos malos reyes en España con anterioridad (no olvidemos a su padre). Su mala suerte fue ser incapaz sexualmente, y no tener un hermano para sucederle. Y comparto contigo que España se recupera económica y demográficamente durante su reinado, tras unos setenta años anteriores terribles de hambrunas, malas cosechas, epidemias y mortandades en guerra.Me gustó la entrada y la considero muy origianal. Felicidades. Un cordial saludo desde ArteTorreherberos, donde comparto esta conmemoración.

    Me gusta

  4. Ha sido muy original este relato, visto en primera persona por el propio Carlos II, que ve como se le juzga en los libros de historia, con dureza por su fracaso, en todos los órdenes; y no con la piedad que merece el inválido. Pero es que la historia es así, puede soportar influencias al principio, pero al final no tiene amigos. He disfrutado muchísimo, Valverde, con tu texto. Un abrazo.

    Me gusta

  5. Me ha parecido de gran originalidad abordar el reinado y la figura de Carlos II desde la primera persona, Valverde. Consigues acercar al lector a ese sentir y padecer de este rey de forma sumamente intensa. Bravo.Pero aquí no acaba la originalidad. El "autoanálisis" que se hace el rey desde los libros de texto actuales que hablan de él, me ha parecido otra fórmula más de creatividad de tu texto. Desde el pasado en primera persona llegamos al presente en tercera.Mi aplauso, Valverde.Un abrazo.

    Me gusta

  6. El fue el resultado de una monarquía que su interés principal era el mantenerse en el poder, manteniéndose en unos círculos familiares y de intereses, lo mas cerrado posibles, con tal de continuar y que al final esto mismo es lo que acabo con la dinastia.Un abrazo.

    Me gusta

  7. Me ha gustado mucho como cómo has presentado a Carlos II en el aniversario de su nacimiento.Desde luego no fue muy afortunado que se diga. Aquí se demuestra la importancia de la salud. Menuda autopsia.Un abrazo

    Me gusta

  8. Es cierto Valverde. Apenas aparecía comentado el mandato de este peculiar rey. Me ha venido bastante bien este repaso de historia que, desde hace unos añicos, había tocado. No quiero meter el dedo en la llaga pero, me imagino ese tipo de debilidad en gente menos pudiente, entonces, sí que debía de ser terrible.Muy amena y original la dedicatoria.Saludos.

    Me gusta

  9. Me gusta mucho esa manera de enfocarlo, como si el propio rey estuviera juzgando los juicios que se hacen sobre él…Mi padre todavía estudió en su enciclopedia de Alvarez que el último de los Austrias había sido el peor rey que tuvo nunca España…y esa misma enciclopedia hablaba bastante bien de ¡Fernando VII! en fin, cosas veredes…. Un beso, Valverde

    Me gusta

  10. PACO HIDALGO, te agradezco tu comentario y tu visita, ya he añadido tu blog y espero seguir tus entradas.Estaba dando esta época en sexto de Primaria y al ver el poco espacio dedicado a este rey me picó la curiosidad y el resultado esta entrada.Un saludo.

    Me gusta

  11. CAROLVS, intenté abordar el tema desde el punto de vista de un maestro, ya que la historia no la domino y eso lo dejo para los entendidos.Gracias por tu visita y por tu iniciativa porque me ha permitido saber más de este rey olvidado.Un saludo.

    Me gusta

  12. ALMA, yo debo tener una edad cercana a la de tu padre, porque en la escuela estudié en la enciclopedia Álvarez. Claro que dirían que Fernando VII fue un buen rey, legitimaba su absolutismo con la dictadura franquista. ¡Cómo nos escamotearon la historia en la escuela! Por eso, procuro dedicarle tiempo a la historia para que los niños conozcan nuestro pasado de una forma lo más objetiva posible.Gracias por tu visita.Un saludo.

    Me gusta

  13. Una gran entrada, Valverde. Además de lo que ya se ha comentado, yo quiero fijarme en otro gran acierto: si hubiese conseguido dejar descendencia ¿sería considerado como lo es ahora? Estoy casi seguro que no.Abrazos

    Me gusta

  14. Señor Rey: a mi me han dado ganas de darle un abrazo pues como persona enferma y discapacitada, en una época aún más discriminadora e inconsciente, bien difícil hubo de ser su vida. Seguramente hizo lo que puedo, como todos nosotros.¡Me ha encantado esta perspectiva desde el personaje!Bueno, Lucerna, ya ves, aquí estoy nuevamente, contenta de reencontrarte. Un tremendo abrazo para ti!

    Me gusta

  15. Al hombre no le dejan bien parado no, auqnue por una vez, por una vez tan solo, parece que la economía de estos reinos hispánicos pareció remontar el vuelo. ¿Mera ilusión? Por los resultados que hubo en Béjar, con la llegada de los maestros flamencos y el comienzo del desarrollo textil, parece que no. Algo hubo, descripciones físicas aparte. Un saludo

    Me gusta

  16. Ha sido un placer leer " Esta mirada postuma " Hecha por el rey en su 350 aniversario.La historia apenas habla de él y lo deja como a un inútíl. Bastante tenía él, con tantas enfermadades como tenía, poder mantener la compostura. Con los líos de parentesco que se traían entre ellos, no es de extrañar que nacieran mal.Murió joven, pero no sé como pudo aguantar. Menudo historial tenía.Un beso.

    Me gusta

  17. Hola Valverde, excelente entrada, a través de la información que aportas hemos sabido más de la vida y obra de este rey que todo lo que estudiamos en su día ya que pasó por la asignatura de Historia "sin pena ni gloria"…la narrativa que empleas engancha de principio a fin. Por cierto, con tan mala salud y esa autopsia es increíble que pudiera vivir 39 años.Un saludo.

    Me gusta

Si lo deseas, deja un breve comentario, lo agradeceré.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s