DE PORTILLO DE LA TRAICIÓN A PUERTA DE LA LEALTAD

De entre todos los romances relacionados con Zamora hay uno conocido por todos los zamoranos, incluso muchos de ellos recitan fragmentos de dicho romance. Me estoy refiriendo al conocido romance de “El Cerco de Zamora”.
En él se narra el cerco de Zamora por el rey Sancho II, el rey ve como no puede conquistar la ciudad después de siete meses de asedio y el invierno cada vez más cerca, pero en el interior se sufre ante el problema que supone una situación de este tipo. En ese momento sale de la ciudad un caballero llamado Bellido Dolfos, ante lo cual el alcalde de la ciudad Arias Gonzalo grita desde las almenas lo siguiente:

Palacio de Arias Gonzalo o Casa del Cid

Rey Don Sancho, rey Don Sancho,
no digas que no te aviso,
que el cerco de Zamora
un traidor había salido:
Bellido D’Olfos se llama,
hijo de D’Olfos Bellido,
a quien él mismo matara
y después echó en el río.

Si te engaña, rey Don Sancho,
no digas que no lo digo.-
Es conocido que Bellido Dolfos embauca al rey con la idea de que conoce un lugar poco vigilado en la muralla lo que haría que pudiera ser tomada la ciudad de Zamora con cierta facilidad. Para ello, le convence para ir ellos dos solos y sucede lo siguiente:
Iglesia de Santiago de los Caballeros
Otro día de mañana
cabalgan Sancho y Bellido,
el buen Rey en su caballo
y Bellido en su rocino:
juntos van a ver la cerca, 
solos a ver el postigo.
Desque el Rey lo ha rodeado
saliérase cabe el río,
do se hubo de apear
por necesidad que ha habido.
Encomendóle un venablo
a ese malo de Bellido:
dorado era y pequeño,
qu’ el Rey lo traía consigo;
arrojóselo el traidor,
malamente lo ha ferido;
pasóle por las espaldas,
con la tierra lo ha cosido:
vuelve riendas al caballo
a más correr al postigo.

La causa de la corrida
le pregunta don Rodrigo
el cual dicen a Vivar;
el malo no ha respondido.

El Cid apriesa cabalga,
sin espuelas le ha seguido:
nunca le pudo alcanzar,
que en la ciudad se ha metido.

Portillo de la Traición
Que le metan en prisión
Doña Urraca ha proveído,
guardándole Arias Gonzalo
para cuando sea pedido.
Sillón de doña Urraca
Como suplicio a su traición se cuenta como fue ajusticiado:
Condénanle al castigo merecido:
atan a cuatro colas de caballos
los cuatro cuartos de su cuerpo infame
para que divididos y furiosos
le hagan cuatro piezas, dando ejemplo
a los demás vasallos.
(Por Guillen de Castro, siglo XVII).
Hay un postigo en la ciudad de Zamoara que siempre se le llamó el Portillo de la Traición, pero el ayuntamiento de la ciudad ha decidido revisar la historia o más bien la tradición y el romance para cambiarle el nombre.

Nueva placa explicativa.


 En el siguiente enlace está la explicación de este cambio de denominación:
 
 
Anuncios

9 comentarios en “DE PORTILLO DE LA TRAICIÓN A PUERTA DE LA LEALTAD

  1. Tampoco le falta razón al Ayuntamiento. Como bien dices, más es tradición que historia y el romance también narra las cosas a su manera. Lealtad suena mucho mejor que "traición", por mucho que el momento del ataque al rey no fuese muy caballeroso.Abrazos, Valverde

    Me gusta

  2. XIBELIUS, dicen que el romance se contó así porque era la versión castellana, aunque del dicho al hecho va mucho trecho, la prueba está en la figura del Cid, ensalzade en los romances, sin embargo en la historia se cuenta que era un mercenario, como tantos otros de la época, que se dedicaba a luchar, fuera moro o cristiano. Esto es lo mismo, FOSI, hay detractores por el cambio de nombre y defensores, a mí me da igual, lo sorprendente es que algo que pasó en la Edad Media se revise ahora y que se le dé tanta importancia. Se parece a los cambios de nombres en las calles y plazas según el régimen. Pienso que el pueblo sabe poner nombres y hay preocupaciones más importantes.Gracias a los dos por vuestra visita.

    Me gusta

  3. pues a mí no me parece del todo acertado el cambio del nombre.De pequeño, cuando iba con mi padre a visitar su ciudad natal, siempre me lo enseñó como el portillo de la traición y juntos buscábamos en los batientes de madera, que estaban todavía, la marca que produjese la lanza del Cid al ser arrojada al traidor ¿ahora de la lealtad?, y el motín de la trucha, como hay que llamarlo entonces ¿el ajuste de cuentas a causa del acuático animal?, anda que…

    Me gusta

  4. Álvarez Sánchez V, como tardes mucho en volver a Zamoar no la vas a reconocer, han cambiado cosas más importantes que el nombre de un postigo; hay plazas que no se reconocen, si viene tu padre al centro de la ciudad y al casco antiguo se han llevado por delante no solo una calle o una plaza sino referencias y recuerdos de sus habitantes, bastaba con restaurarlas o cuidarlas pero no cambiarlas. Bueno, no sigo que me vas llamar pesado, tú mismo habrás comprobado esto.Un abrazo.

    Me gusta

  5. Se demuestra así cómo los traidores acaban siendo despreciados por quienes le incitaron y beneficiaron de su traición. Sobre el nombre el cambiante nombre de la puerta, pues depende a qué lado de la misma se ponga uno para reconocerla con uno u otro nombre. He disfrutado mucho con los versos de Guillen de Castro. Un abrazo.

    Me gusta

  6. Claro, claro, se dijo que fue incitado por doña Urraca, pero pasan los siglos y cambia la percepción de los hechos, los que hoy son leales mañana son villanos, según la bandera que se enarbole o los intereses que se defiendan.Un abrazo y encantado de tu visita, DLT.

    Me gusta

  7. Tu entrada de hoy ha sido un verdadero paseo retrospectivo a mi infancia. Muchos juegos se han jugado en esa Puerta de la Traición y en ese Parque del Castillo.No llego a entender y, si quieres que sea sincera, no me gusta nada, el cambio de nombre de Puerta de la Traición a Puerta de la Lealtad; estoy totalmente de acuerdo con Álvarez Sánchez. No es una mera cuestión de gustos terminológicos sino de respeto a una tradición lingüística zamorana que, no llego a comprender el porqué, pero que la han cambiado. Llevas razón en que el Casco Antiguo de Zamora está irreconocible. Cada vez que lo visito me encuentro una reforma, en algunos casos apropiada, en otros, es mejor mirar para otro lado.A todo esto, y sin intención política, me pregunto ¿es que no tiene Zamora problemas más importantes (despoblamiento, envejecimiento de la población, paro, inexistente industrialización, espectativas cero para los jóvenes que tienen que abandonar su ciudad por la crónica de un nihilismo anunciado,etc,etc )de los que pueda ocuparse el Ayuntamiento, que de cambiar el nombre a una Puerta que es patrimonio lingüístico del corazón de los zamoranos?Me ha encantado el paseo por el que nos has conducido entre el sabor del románico y los versos asonantados de romances que perviven en mi memoria.Abrazos y buena semana, Valverde.

    Me gusta

  8. MARISA, como bien dices no es un cambio de nombre sino de recuerdos y tradición, desde luego Bellido Dolfos no se va a remover en la tumba por estos motivos y desde luego hay problemas más importantes.También te doy la razón en cuanto a los cambios del casco antiguo, ya subiré una foto del Consejo Consultivo cuando vaya tomando forma o del Ramos Carrión por su parte trasera o del nuevo edificio de la Diputación… No es que esté en contra de las obras, pero soy más partidario de conservar y arreglar lo que tenemos y hacer obra nueva donde sea necesario.Me alegra que te haya gustado los versos del Romancero. Ya habrá tiempo para más entradas de este tipo.Un abrazo.

    Me gusta

Si lo deseas, deja un breve comentario, lo agradeceré.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s