#VIERNES DANDO LA NOTA: LA FRONTERA – LA ROSA DE LOS VIENTOS.

viernes-dando-la-nota-2

Hay un grupo de los años 80 llamado la Frontera que publicó en el año 1989 un disco que los llevó al éxito: “La rosa de los vientos“.

loffit_el-limite-del-bien-la-frontera_03

En este trabajo hay varias canciones que llegaron a hacerse muy populares, la más conocida fue “El límite“:

Pero también hubo otras que se escucharon bastante como “Juan Antonio Cortés“:

Y la canción que da título al álbum, “La rosa de los vientos“:

Algo de especial debe de tener la rosa de los vientos porque es un tema que otros también han cantado, como es el caso de Mägo de Oz:

Si queréis ver la letra pinchad aquí: la rosa de los vientos de Mägo de Oz.

Y para terminar un grupo llamado Los Burros, que voy a dejar que lo escuchéis, el cantante es muy conocido. Ahí lo dejo.

Letra de “La rosa de los vientos” de los Burros. 

vdln

VIERNES DANDO LA NOTA

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs en el que todos los blogueros participantes dejamos una canción y entre todos hacemos del viernes un día lleno de música.

Si quieres participar, sólo tienes que publicar en tu blog una entrada con una o varias canciones que te gusten, que signifiquen algo especial para ti, que quieras que descubramos, que no puedas quitarte de la cabeza… y enlazarlo al Viernes dando la nota. ¡Tienes tooooooda la semana hasta el siguiente VDLN!

Recuerda viejas canciones, rememora momentos, conoce nuevos artistas, y sobre todo, ¡baila, canta y diviértete!

Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.

Para poder visitar los blogs que participan en #Viernes dando la nota, pincha en el siguiente botón:


Anuncios

#VIERNES DANDO LA NOTA: THE EQUALS – BABY COME BACK.

viernes-dando-la-nota-2

600x600bf

Cada cierto tiempo suelo hacer limpieza en el ordenador y en muchas ocasiones encuentro canciones o temas que han caído en el olvido. Éste es el caso de esta canción: “Baby Come Back” del grupo The Equals (Los iguales).

El líder de este grupo era Eddy Grant,  oriundo de la Guyana que emigró con sus padres a Gran Bretaña y allí formó este grupo de rock, aunque en su carrera musical predomine el reggae de estilo laico a diferencia de Bob Marley.

Esta canción escaló los primeros puestos de las listas de éxitos en el año 1968.

Eddy Grant ha tenido una larga carrera musical con muchos altibajos.

Una de sus canciones más emblemáticas es “Gimme Hope Jo’Anna”. 

El vídeo no tiene buena calidad de sonido pero lo he escogido porque el concierto se desarrolla en Sudáfrica en homenaje a Nelson Mandela, y se puede disfrutar del colorido de los trajes, el baile y el entusiasmo de los participantes en el concierto.

Letra de la canción inglés y traducida.

Gimme hope, Jo’anna                      

Well Jo’anna she runs a country                         
She runs in Durban and the Transvaal
She makes a few of her people happy, oh
She don’t care about the rest at all
She’s got a system they call apartheid
It keeps a brother in a subjection
But maybe pressure will make Jo’anna see
How everybody could a live as oneGimme hope, Jo’anna
Hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
‘Fore the morning come
Gimme hope, Jo’anna
Hope, Jo’anna
Hope before the morning come

I hear she makes all the golden money
To buy new weapons, any shape of guns
While every mother in black Soweto fears
The killing of another son
Sneakin’ across all the neighbours’ borders
Now and again having little fun
She doesn’t care if the fun and games she play
Is dang’rous to ev’ryone

Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
‘Fore the morning come
Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Hope before the morning come

She got supporters in high up places
Who turn their heads to the city sun
Jo’anna give them the fancy money
Oh to tempt anyone who’d come
She even knows how to swing opinion
In every magazine and the journals
For every bad move that this Jo’anna makes
They got a good explanation

Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
‘Fore the morning come
Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Hope before the morning come

Even the preacher who works for Jesus
The Archbishop who’s a peaceful man
Together say that the freedom fighters
Will overcome the very strong
I wanna know if you’re blind Jo’anna
If you wanna hear the sound of drum
Can’t you see that the tide is turning
Oh don’t make me wait till the morning come

Do give hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
‘Fore the morning come
Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Hope before the morning come
Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
‘Fore the morning come
Gimme hope, Jo’anna
Gimme hope, Jo’anna
Hope before the morning come

 

Dame esperanzas, Jo’anna

Bueno Jo’anna dirige un país
Gobierna en Durban y el Transvaal
Hace feliz a un poco de su gente, oh
No le interesa el resto para nada
Tiene un sistema al que le llaman apartheid
Que mantiene a los hermanos sometidos
Pero tal vez la presión hará que Jo’anna pueda ver
Como todos pueden vivir unidos

Dame esperanzas, Jo’anna
Esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Joa’nna
Antes que llegue la mañana
Dame esperanzas, Joa’nna
Esperanzas, Jo’anna
Esperanzas antes que llegue la maña na

He escuchado que hace todo el dinero dorado
Para comprar nuevas armas, cualquier tipo de armas
Mientras que cada madre en el negro Soweto teme
La muerte de otro hijo
Escabulléndose por las fronteras de los vecinos
Ahora y otra vez divirtiéndose un poco
No le importa si la diversión y los juegos que juega
Son peligrosos para todos

Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Joa’nna
Antes que llegue la mañana
Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Esperanzas antes que llegue la mañana

Tiene partidarios en altas posiciones
Quienes vuelven la cabeza al sol de la ciudad
Jo’anna les da mucho dinero
Oh, para tentar a cualquiera que venga
Hasta sabe como cambiar la opinión pública
En cada revista y periódico
Por cada mal movimiento que hace esta jo’anna
Ellos tiene una buena explicación

Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Joa’nna
Antes que llegue la mañana
Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Esperanzas antes que llegue la mañana

Incluso el predicador que trabaja para Jesús
El arzobispo que es un hombre de paz
Juntos dicen que los luchadores de la libertad
Vencerán al muy fuerte
Quiero saber si es que estás ciega Jo’anna
Si quieres escuchar el sonido de los tambores
No puedes ver que la marea está cambiando
Oh, no me hagas esperar a que llegue mañana

Da esperanzas Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Joa’nna
Antes que llegue la mañana
Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Esperanzas antes que llegue la mañana
Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Joa’nna
Antes que llegue la mañana
Dame esperanzas, Jo’anna
Dame esperanzas, Jo’anna
Esperanzas antes que llegue la mañana

Fuente: www.songstraducidas.com

Esta pieza musical fue lanzada como single en 1988 y fue incluida dentro del disco Barefoot Soldier, que es considerado como el último disco exitoso de este gran músico y crítico social.

Además, esta canción fue el último gran éxito que tuvo Eddy Grant, ya que con el paso de los años, su carrera musical se fue en picada y hoy solo vive de los viejos éxitos.

Esta canción, escrita por Grant, tiene un importante mensaje político en contra del Apartheid de Sudáfrica y fue dedicada, según palabras del propio autor, a Nelson Mandela. En ese oscuro periodo político donde la segregación racial, implantada por los colonizadores ingleses, hizo estallar una guerra social en Sudáfrica, siendo Mandela el principal opositor a este movimiento y quedará para la historia como un personaje legendario que representó la falta de libertad de todos los hombres negros sudafricanos, lo cual contagió a otros países que sufrían la misma situación. Nelson Mandela sería el primer presidente negro de la República  de Sudáfrica instaurando una democracia con un espíritu conciliador que tan bien supo plasmar Clint Eastwood en la película “Invictus“.

La misteriosa palabra “Jo’anna” no se debe a un nombre femenino, sino que es una referencia a Johannesburgo, la ciudad más grande de Sudáfrica y donde estaba el núcleo de todo este movimiento racial.
En la letra de la canción, Grant deja muy en claro sus ideales pacifistas influenciados en el discurso social de Mandela, por ejemplo cuando dice “She’s got supporters in high up places, Who turn their heads to the city sun”, se refiere simplemente al poco apoyo internacional para ir en contra del Apartheid, especialmente de los paises que dicen ser “potencias mundiales”. Además, esa frase tiene un mensaje oculto, ya que contiene un juego de palabras que hacen referencia a Sun City, que es un lujoso centro hotelero ubicado en Sudáfrica y que en 1985 tuvo cierta polémica, cuando diversas figuras del rock y el Pop, opuestos a las políticas de apartheid, prometieron no actuar nunca más en ese lugar y además criticaron abiertamente a artistas que lo habían hecho. Incluso esos artistas le dedicaron una famosa y manoseada canción, en señal de protesta…
Otra frase destacable es la que dice “She even knows how to swing opinion, In every magazine and the journals”, que va dedicada a todos los medios de comunicación que “vendían humo” con sus titulares que atribuían el éxito del sistema de Apartheid, mintiendo descaradamente y faltandole el respeto a toda esa gente que día a día caía muerta defendendo sus ideales.
Pero Grant era muy valiente y tambien puso su critica al ejército que apoyaba el apartheid, y les declaró toda su furia describiendolos como “buitres carroñeros” que metían sus garras en fronteras vecinas como infiltrados del gobierno.

Dentro de la lírica, Eddy Grant tambien le hace un homenaje al reverendo Desmond Tutu, otro de los fieles opositores de ese movimiento que en 1984 fue merecedor del Premio Nobel de la Paz.
La canción fue todo un éxito en Europa, llegando a entrar en el Top Ten de las listas del Reinio Unido, Alemania, Suiza, Suecia, Alemania, Francia y Suecia. Además a sido considerada como uno de los himnos pacifistas más coreados en Europa y Africa.
Cabe señalar que esta canción se volvió a escuchar, con el Mundial de Fútbol en Sudáfrica cuando se hablaba del país organizador y nos detallan parte de su historia política.
Información obtenida de aquí.
vdln

VIERNES DANDO LA NOTA

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs en el que todos los blogueros participantes dejamos una canción y entre todos hacemos del viernes un día lleno de música.

Si quieres participar, sólo tienes que publicar en tu blog una entrada con una o varias canciones que te gusten, que signifiquen algo especial para ti, que quieras que descubramos, que no puedas quitarte de la cabeza… y enlazarlo al Viernes dando la nota. ¡Tienes tooooooda la semana hasta el siguiente VDLN!

Recuerda viejas canciones, rememora momentos, conoce nuevos artistas, y sobre todo, ¡baila, canta y diviértete!

Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.

Para poder visitar los blogs que participan en #Viernes dando la nota, pincha en el siguiente botón:



#VIERNES DANDO LA NOTA: PACO IBÁÑEZ – LA MALA REPUTACIÓN.

viernes-dando-la-nota-2

Tenía dudas sobre qué canción publicar, entre lo que pide la razón o la emoción; al final me he inclinado por poner a un cantautor que siempre ha sido y es referente de la canción inconformista, gracias a él muchos aprendimos poemas de autores españoles que de otra manera nos hubieran pasado desapercibidos. Es Paco Ibáñez.

599449_paco-ibanez_211259

Popularizó canciones como “Don Dinero” de Quevedo, “Me lo decía mi abuelito” de José Agustín Goytisolo, “Es amarga la verdad” de Luis de Góngora, “la poesía es un arma cargada de futuro” de Gabriel Celaya, “A galopar” de Rafael Alberti, El Arcipreste de Hita, Miguel Hernández, León Felipe…

Hoy traigo una canción del francés Georges Brassens. Se titula “la mala reputación“.

En mi pueblo sin pretensión
Tengo mala reputación,
Haga lo que haga es igual
Todo lo consideran mal,
Yo no pienso pues hacer ningún daño
Queriendo vivir fuera del rebaño;

No, a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
No, a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe

Todos todos me miran mal
Salvo los ciegos es natural.

Cuando la fiesta nacional
Yo me quedo en la cama igual,
Que la música militar
Nunca me supo levantar.
En el mundo pues no hay mayor pecado
Que el de no seguir al abanderado

Y a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
Y a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe

Todos me muestran con el dedo
Salvo los mancos, quiero y no puedo.

Si en la calle corre un ladrón
Y a la zaga va un ricachón
Zancadilla doy al señor
Y aplastado el perseguidor
Eso sí que sí que será una lata
Siempre tengo yo que meter la pata

Y a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
Y a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe

Todos tras de mí a correr
Salvo los cojos, es de creer.

No hace falta saber latín
Yo ya se cual será mi fin,
En el pueblo se empieza a oir,
Muerte, muerte al villano vil,
Yo no pienso pues armar ningún lío
Con que no va a Roma el camino mío,

No a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
No a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe

Todos vendrán a verme ahorcar,
Salvo los ciegos, es natural.

Debo agradecera Cayetano del blog la tinaja de Diógenes, ya que un comentario suyo sobre decir la verdad, mencionando a Paco Ibáñez con un vídeo sobre “Es amarga la verdad” me dio pie a esta entrada.

vdln

VIERNES DANDO LA NOTA

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs en el que todos los blogueros participantes dejamos una canción y entre todos hacemos del viernes un día lleno de música.

Si quieres participar, sólo tienes que publicar en tu blog una entrada con una o varias canciones que te gusten, que signifiquen algo especial para ti, que quieras que descubramos, que no puedas quitarte de la cabeza… y enlazarlo al Viernes dando la nota. ¡Tienes tooooooda la semana hasta el siguiente VDLN!

Recuerda viejas canciones, rememora momentos, conoce nuevos artistas, y sobre todo, ¡baila, canta y diviértete!

Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.

Para poder visitar los blogs que participan en #Viernes dando la nota, pincha en el siguiente botón:


LA NOCHE DE DIFUNTOS

montedelasanimas

Esta leyenda solía leerla a mis alumnos de 5º, 6º de Educación Primaria alrededor de estas fechas. Es un relato que atrapa tanto a adultos como a jóvenes, en especial cuando empiezan a sentir interés y morbo por las historias de terror. De ahí a leer las leyendas de Bécquer sólo hay un paso, siendo una forma muy sencilla de introducirlos en la literatura.

Por eso hoy la publico para todos podamos descubrir o recordar la leyenda de Bécquer en un día tan especial.

El monte de las ánimas.

La noche de difuntos me despertó a no sé qué hora el doble de las campanas; su tañido monótono y eterno me trajo a las mientes esta tradición que oí hace poco en Soria.

Intenté dormir de nuevo; ¡imposible! Una vez aguijoneada, la imaginación es un caballo que se desboca y al que no sirve tirarle de la rienda. Por pasar el rato me decidí a escribirla, como en efecto lo hice.

Yo la oí en el mismo lugar en que acaeció, y la he escrito volviendo algunas veces la cabeza con miedo cuando sentía crujir los cristales de mi balcón, estremecidos por el aire frío de la noche.

Sea de ello lo que quiera, ahí va, como el caballo de copas.

I

-Atad los perros; haced la señal con las trompas para que se reúnan los cazadores, y demos la vuelta a la ciudad. La noche se acerca, es día de Todos los Santos y estamos en el Monte de las Ánimas.

-¡Tan pronto!

-A ser otro día, no dejara yo de concluir con ese rebaño de lobos que las nieves del Moncayo han arrojado de sus madrigueras; pero hoy es imposible. Dentro de poco sonará la oración en los Templarios, y las ánimas de los difuntos comenzarán a tañer su campana en la capilla del monte.

-¡En esa capilla ruinosa! ¡Bah! ¿Quieres asustarme?

-No, hermosa prima; tú ignoras cuanto sucede en este país, porque aún no hace un año que has venido a él desde muy lejos. Refrena tu yegua, yo también pondré la mía al paso, y mientras dure el camino te contaré esa historia.

Los pajes se reunieron en alegres y bulliciosos grupos; los condes de Borges y de Alcudiel montaron en sus magníficos caballos, y todos juntos siguieron a sus hijos Beatriz y Alonso, que precedían la comitiva a bastante distancia.

Mientras duraba el camino, Alonso narró en estos términos la prometida historia:

-Ese monte que hoy llaman de las Ánimas, pertenecía a los Templarios, cuyo convento ves allí, a la margen del río. Los Templarios eran guerreros y religiosos a la vez. Conquistada Soria a los árabes, el rey los hizo venir de lejanas tierras para defender la ciudad por la parte del puente, haciendo en ello notable agravio a sus nobles de Castilla; que así hubieran solos sabido defenderla como solos la conquistaron.

Entre los caballeros de la nueva y poderosa Orden y los hidalgos de la ciudad fermentó por algunos años, y estalló al fin, un odio profundo. Los primeros tenían acotado ese monte, donde reservaban caza abundante para satisfacer sus necesidades y contribuir a sus placeres; los segundos determinaron organizar una gran batida en el coto, a pesar de las severas prohibiciones de los clérigos con espuelas, como llamaban a sus enemigos.

Cundió la voz del reto, y nada fue parte a detener a los unos en su manía de cazar y a los otros en su empeño de estorbarlo. La proyectada expedición se llevó a cabo. No se acordaron de ella las fieras; antes la tendrían presente tantas madres como arrastraron sendos lutos por sus hijos. Aquello no fue una cacería, fue una batalla espantosa: el monte quedó sembrado de cadáveres, los lobos a quienes se quiso exterminar tuvieron un sangriento festín. Por último, intervino la autoridad del rey: el monte, maldita ocasión de tantas desgracias, se declaró abandonado, y la capilla de los religiosos, situada en el mismo monte y en cuyo atrio se enterraron juntos amigos y enemigos, comenzó a arruinarse.

Desde entonces dicen que cuando llega la noche de difuntos se oye doblar sola la campana de la capilla, y que las ánimas de los muertos, envueltas en jirones de sus sudarios, corren como en una cacería fantástica por entre las breñas y los zarzales. Los ciervos braman espantados, los lobos aúllan, las culebras dan horrorosos silbidos, y al otro día se han visto impresas en la nieve las huellas de los descarnados pies de los esqueletos. Por eso en Soria le llamamos el Monte de las Ánimas, y por eso he querido salir de él antes que cierre la noche.

La relación de Alonso concluyó justamente cuando los dos jóvenes llegaban al extremo del puente que da paso a la ciudad por aquel lado. Allí esperaron al resto de la comitiva, la cual, después de incorporárseles los dos jinetes, se perdió por entre las estrechas y oscuras calles de Soria.

II

Los servidores acababan de levantar los manteles; la alta chimenea gótica del palacio de los condes de Alcudiel despedía un vivo resplandor iluminando algunos grupos de damas y caballeros que alrededor de la lumbre conversaban familiarmente, y el viento azotaba los emplomados vidrios de las ojivas del salón.

Solas dos personas parecían ajenas a la conversación general: Beatriz y Alonso: Beatriz seguía con los ojos, absorta en un vago pensamiento, los caprichos de la llama. Alonso miraba el reflejo de la hoguera chispear en las azules pupilas de Beatriz.

Ambos guardaban hacía rato un profundo silencio.

Las dueñas referían, a propósito de la noche de difuntos, cuentos tenebrosos en que los espectros y los aparecidos representaban el principal papel; y las campanas de las iglesias de Soria doblaban a lo lejos con un tañido monótono y triste.

-Hermosa prima -exclamó al fin Alonso rompiendo el largo silencio en que se encontraban-; pronto vamos a separarnos tal vez para siempre; las áridas llanuras de Castilla, sus costumbres toscas y guerreras, sus hábitos sencillos y patriarcales sé que no te gustan; te he oído suspirar varias veces, acaso por algún galán de tu lejano señorío.

Beatriz hizo un gesto de fría indiferencia; todo un carácter de mujer se reveló en aquella desdeñosa contracción de sus delgados labios.

-Tal vez por la pompa de la corte francesa; donde hasta aquí has vivido -se apresuró a añadir el joven-. De un modo o de otro, presiento que no tardaré en perderte… Al separarnos, quisiera que llevases una memoria mía… ¿Te acuerdas cuando fuimos al templo a dar gracias a Dios por haberte devuelto la salud que viniste a buscar a esta tierra? El joyel que sujetaba la pluma de mi gorra cautivó tu atención. ¡Qué hermoso estaría sujetando un velo sobre tu oscura cabellera! Ya ha prendido el de una desposada; mi padre se lo regaló a la que me dio el ser, y ella lo llevó al altar… ¿Lo quieres?

-No sé en el tuyo -contestó la hermosa-, pero en mi país una prenda recibida compromete una voluntad. Sólo en un día de ceremonia debe aceptarse un presente de manos de un deudo… que aún puede ir a Roma sin volver con las manos vacías.

El acento helado con que Beatriz pronunció estas palabras turbó un momento al joven, que después de serenarse dijo con tristeza:

-Lo sé prima; pero hoy se celebran Todos los Santos, y el tuyo ante todos; hoy es día de ceremonias y presentes. ¿Quieres aceptar el mío?

Beatriz se mordió ligeramente los labios y extendió la mano para tomar la joya, sin añadir una palabra.

Los dos jóvenes volvieron a quedarse en silencio, y volviose a oír la cascada voz de las viejas que hablaban de brujas y de trasgos y el zumbido del aire que hacía crujir los vidrios de las ojivas, y el triste monótono doblar de las campanas.

Al cabo de algunos minutos, el interrumpido diálogo tornó a anudarse de este modo:

-Y antes de que concluya el día de Todos los Santos, en que así como el tuyo se celebra el mío, y puedes, sin atar tu voluntad, dejarme un recuerdo, ¿no lo harás? -dijo él clavando una mirada en la de su prima, que brilló como un relámpago, iluminada por un pensamiento diabólico.

-¿Por qué no? -exclamó ésta llevándose la mano al hombro derecho como para buscar alguna cosa entre las pliegues de su ancha manga de terciopelo bordado de oro… Después, con una infantil expresión de sentimiento, añadió:

-¿Te acuerdas de la banda azul que llevé hoy a la cacería, y que por no sé qué emblema de su color me dijiste que era la divisa de tu alma?

-Sí.

-Pues… ¡se ha perdido! Se ha perdido, y pensaba dejártela como un recuerdo.

-¡Se ha perdido!, ¿y dónde? -preguntó Alonso incorporándose de su asiento y con una indescriptible expresión de temor y esperanza.

-No sé…. en el monte acaso.

-¡En el Monte de las Ánimas -murmuró palideciendo y dejándose caer sobre el sitial-; en el Monte de las Ánimas!

Luego prosiguió con voz entrecortada y sorda:

-Tú lo sabes, porque lo habrás oído mil veces; en la ciudad, en toda Castilla, me llaman el rey de los cazadores. No habiendo aún podido probar mis fuerzas en los combates, como mis ascendentes, he llevado a esta diversión, imagen de la guerra, todos los bríos de mi juventud, todo el ardor, hereditario en mi raza. La alfombra que pisan tus pies son despojos de fieras que he muerto por mi mano. Yo conozco sus guaridas y sus costumbres; y he combatido con ellas de día y de noche, a pie y a caballo, solo y en batida, y nadie dirá que me ha visto huir del peligro en ninguna ocasión. Otra noche volaría por esa banda, y volaría gozoso como a una fiesta; y, sin embargo, esta noche… esta noche. ¿A qué ocultártelo?, tengo miedo. ¿Oyes? Las campanas doblan, la oración ha sonado en San Juan del Duero, las ánimas del monte comenzarán ahora a levantar sus amarillentos cráneos de entre las malezas que cubren sus fosas… ¡las ánimas!, cuya sola vista puede helar de horror la sangre del más valiente, tornar sus cabellos blancos o arrebatarle en el torbellino de su fantástica carrera como una hoja que arrastra el viento sin que se sepa adónde.

Mientras el joven hablaba, una sonrisa imperceptible se dibujó en los labios de Beatriz, que cuando hubo concluido exclamó con un tono indiferente y mientras atizaba el fuego del hogar, donde saltaba y crujía la leña, arrojando chispas de mil colores:

-¡Oh! Eso de ningún modo. ¡Qué locura! ¡Ir ahora al monte por semejante friolera! ¡Una noche tan oscura, noche de difuntos, y cuajado el camino de lobos!

Al decir esta última frase, la recargó de un modo tan especial, que Alonso no pudo menos de comprender toda su amarga ironía, movido como por un resorte se puso de pie, se pasó la mano por la frente, como para arrancarse el miedo que estaba en su cabeza y no en su corazón, y con voz firme exclamó, dirigiéndose a la hermosa, que estaba aún inclinada sobre el hogar entreteniéndose en revolver el fuego:

-Adiós Beatriz, adiós… Hasta pronto.

-¡Alonso! ¡Alonso! -dijo ésta, volviéndose con rapidez; pero cuando quiso o aparentó querer detenerle, el joven había desaparecido.

A los pocos minutos se oyó el rumor de un caballo que se alejaba al galope. La hermosa, con una radiante expresión de orgullo satisfecho que coloreó sus mejillas, prestó atento oído a aquel rumor que se debilitaba, que se perdía, que se desvaneció por último.

Las viejas, en tanto, continuaban en sus cuentos de ánimas aparecidas; el aire zumbaba en los vidrios del balcón y las campanas de la ciudad doblaban a lo lejos.

III

Había pasado una hora, dos, tres; la media noche estaba a punto de sonar, y Beatriz se retiró a su oratorio. Alonso no volvía, no volvía, cuando en menos de una hora pudiera haberlo hecho.

-¡Habrá tenido miedo! -exclamó la joven cerrando su libro de oraciones y encaminándose a su lecho, después de haber intentado inútilmente murmurar algunos de los rezos que la iglesia consagra en el día de difuntos a los que ya no existen.

Después de haber apagado la lámpara y cruzado las dobles cortinas de seda, se durmió; se durmió con un sueño inquieto, ligero, nervioso.

Las doce sonaron en el reloj del Postigo. Beatriz oyó entre sueños las vibraciones de la campana, lentas, sordas, tristísimas, y entreabrió los ojos. Creía haber oído a par de ellas pronunciar su nombre; pero lejos, muy lejos, y por una voz ahogada y doliente. El viento gemía en los vidrios de la ventana.

-Será el viento -dijo; y poniéndose la mano sobre el corazón, procuró tranquilizarse. Pero su corazón latía cada vez con más violencia. Las puertas de alerce del oratorio habían crujido sobre sus goznes, con un chirrido agudo prolongado y estridente.

Primero unas y luego las otras más cercanas, todas las puertas que daban paso a su habitación iban sonando por su orden, éstas con un ruido sordo y grave, aquéllas con un lamento largo y crispador. Después silencio, un silencio lleno de rumores extraños, el silencio de la media noche, con un murmullo monótono de agua distante; lejanos ladridos de perros, voces confusas, palabras ininteligibles; ecos de pasos que van y vienen, crujir de ropas que se arrastran, suspiros que se ahogan, respiraciones fatigosas que casi se sienten, estremecimientos involuntarios que anuncian la presencia de algo que no se ve y cuya aproximación se nota no obstante en la oscuridad.

Beatriz, inmóvil, temblorosa, adelantó la cabeza fuera de las cortinillas y escuchó un momento. Oía mil ruidos diversos; se pasaba la mano por la frente, tornaba a escuchar: nada, silencio.

Veía, con esa fosforescencia de la pupila en las crisis nerviosas, como bultos que se movían en todas direcciones; y cuando dilatándolas las fijaba en un punto, nada, oscuridad, las sombras impenetrables.

-¡Bah! -exclamó, volviendo a recostar su hermosa cabeza sobre la almohada de raso azul del lecho-; ¿soy yo tan miedosa como esas pobres gentes, cuyo corazón palpita de terror bajo una armadura, al oír una conseja de aparecidos?

Y cerrando los ojos intentó dormir…; pero en vano había hecho un esfuerzo sobre sí misma. Pronto volvió a incorporarse más pálida, más inquieta, más aterrada. Ya no era una ilusión: las colgaduras de brocado de la puerta habían rozado al separarse, y unas pisadas lentas sonaban sobre la alfombra; el rumor de aquellas pisadas era sordo, casi imperceptible, pero continuado, y a su compás se oía crujir una cosa como madera o hueso. Y se acercaban, se acercaban, y se movió el reclinatorio que estaba a la orilla de su lecho. Beatriz lanzó un grito agudo, y arrebujándose en la ropa que la cubría, escondió la cabeza y contuvo el aliento.

El aire azotaba los vidrios del balcón; el agua de la fuente lejana caía y caía con un rumor eterno y monótono; los ladridos de los perros se dilataban en las ráfagas del aire, y las campanas de la ciudad de Soria, unas cerca, otras distantes, doblan tristemente por las ánimas de los difuntos.

Así pasó una hora, dos, la noche, un siglo, porque la noche aquella pareció eterna a Beatriz. Al fin despuntó la aurora: vuelta de su temor, entreabrió los ojos a los primeros rayos de la luz. Después de una noche de insomnio y de terrores, ¡es tan hermosa la luz clara y blanca del día! Separó las cortinas de seda del lecho, y ya se disponía a reírse de sus temores pasados, cuando de repente un sudor frío cubrió su cuerpo, sus ojos se desencajaron y una palidez mortal descoloró sus mejillas: sobre el reclinatorio había visto sangrienta y desgarrada la banda azul que perdiera en el monte, la banda azul que fue a buscar Alonso.

Cuando sus servidores llegaron despavoridos a noticiarle la muerte del primogénito de Alcudiel, que a la mañana había aparecido devorado por los lobos entre las malezas del Monte de las Ánimas, la encontraron inmóvil, crispada, asida con ambas manos a una de las columnas de ébano del lecho, desencajados los ojos, entreabierta la boca; blancos los labios, rígidos los miembros, muerta; ¡muerta de horror!

IV

Dicen que después de acaecido este suceso, un cazador extraviado que pasó la noche de difuntos sin poder salir del Monte de las Ánimas, y que al otro día, antes de morir, pudo contar lo que viera, refirió cosas horribles. Entre otras, asegura que vio a los esqueletos de los antiguos templarios y de los nobles de Soria enterrados en el atrio de la capilla levantarse al punto de la oración con un estrépito horrible, y, caballeros sobre osamentas de corceles, perseguir como a una fiera a una mujer hermosa, pálida y desmelenada, que con los pies desnudos y sangrientos, y arrojando gritos de horror, daba vueltas alrededor de la tumba de Alonso.

Gustavo Adolfo Bécquer.

gustavoadolfobc3a9cquer

Si alguien tiene interés por leer las obras de Bécquer puede dirigirse a la siguiente página: Lectulandia.

 

ESTAMPAS OTOÑALES

Para ver las fotos con mayor detalle, pinchad en ellas.

#VIERNES DANDO LA NOTA: GEMA HERNÁNDEZ – 22 HORAS EN VELA.

viernes-dando-la-nota-2

1508961252_gema-hernandez

Una amiga me puso sobre la pista de una cantante zamorana llama Gema Hernández que lanza su segundo disco titulado “Temporal”.

Y os preguntaréis, ¿quién es Gema Hernández?

Gema Hernández, Zamora 1985, licenciada en guitarra clásica y diplomada en Magisterio musical, se forma en Jazz con Celia Mur, profesora de Berklee College of Music. En 2009 comienza a darle forma al que será su primer disco “Lo que vendrá”, grabado en directo en 2013 en el Teatro Principal de Zamora y producido por Valve Record con arreglos de Diego Rojo (La Sonrisa de Julia).

Forma parte de concursos de canción de autor como el Concurso Internacional de Jóvenes cantautores de Burgos, Concurso Ciudad de Melilla y el encuentro anual en el Pay-Pay en Cádiz resultando finalista. Protagonista del musical “Jesucristo Superstar” en el Palau de la música de Valencia en 2010 y 2011 y posteriormente en 2017 bajo la producción de Creavi Music y dirigido por el Maestro Pepe Herrero, actual director musical de Mónica Naranjo y otros proyectos tales como Stravaganzza.

En 2014 se traslada a Ibiza para formar parte de la marca Hard Rock como cantante residente hasta la actualidad. Será en Ibiza donde se desarrollen las nuevas ideas que conformarán su segundo disco. En marzo de 2017 entra en el estudio para grabar “TEMPORAL” producido por Anti Horrillo en Anti Studio. Ha contado con las colaboraciones de Basilio Martí (Antonio Vega), La Chica Metáfora y Leo Jiménez.

Esta información está tomada de aquí.

Su página web es GEMA HERNÁNDEZ.

94463_temporal

Uno de los temas de este disco es: 22 horas en vela.

Para completar la entrada os recomiendo escuchar una canción: No te vayas, que canta a dúo con Leo Jiménez.

 

vdln

VIERNES DANDO LA NOTA

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs en el que todos los blogueros participantes dejamos una canción y entre todos hacemos del viernes un día lleno de música.

Si quieres participar, sólo tienes que publicar en tu blog una entrada con una o varias canciones que te gusten, que signifiquen algo especial para ti, que quieras que descubramos, que no puedas quitarte de la cabeza… y enlazarlo al Viernes dando la nota. ¡Tienes tooooooda la semana hasta el siguiente VDLN!

Recuerda viejas canciones, rememora momentos, conoce nuevos artistas, y sobre todo, ¡baila, canta y diviértete!

Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.

Para poder visitar los blogs que participan en #Viernes dando la nota, pincha en el siguiente botón:



LOCURAS

LOCURAS

Fue a parar a mis manos de forma casual, lo he leído y vuelto a leer. He subrayado palabras, frases y títulos que me han hecho pensar, soñar, ilusionar y hasta emocionar con las palabras de un joven escritor: Miguel Bouquet. Sólo por el hecho de lanzarse y publicar, ya se merece un respeto, pero leyendo “Locuras” se entiende mejor su forma de actuar.

“(26) Segundos” tiene el bouquet de los vinos jóvenes que prometen y se lanzan a ser catados. Destila ilusión y confianza en su caminar. Toca temas actuales que nos afectan a todos y plantea situaciones que nos incitan a reflexionar y buscar respuestas.

Tiene página en Facebook. Enlazo para que quien tenga interés, pueda seguirlo y conocerlo.

FACEBOOK DE Miguel Bouquet.